Las publicaciones que ha hecho en las redes sociales sobre su ex, Jesé Rodríguez, le han terminado por pasar factura a Aurah Ruiz


Aunque su relación se terminó hace mucho tiempo, Aurah Ruiz y Jesé Rodríguez están unidos de por vida por el hijo que tienen en común. Pero este no es el nexo que ha unido sus nombres en esta última ocasión y es que la de ‘Gran Hermano’ acaba de ser acusada por la sección de Criminalidad Informática de la Fiscalía Provincial de Las Palmas de haber acosado a su ex durante el verano de 2018.

Aurah Ruiz aclara el motivo por el que ha sido ingresada en el hospital

A partir de julio de 2018, cuando pusieron punto final a la relación por decisión del futbolista, Aurah, comenzó a reprochar públicamente a Rodríguez de no ocuparse de su hijo y promovió varios “actos dirigidos a afectar negativamente el desarrollo ordinario de su vida, apremiándole para que destinase más dinero a gastos relacionados con dicho hijo y a que estuviese con este más tiempo”, se puede leer en el escrito de la Fiscalía.

Aurah publicada “información que sus seguidores, a modo de reporteros en las redes sociales, le remitían (en ocasiones con imágenes tomadas por éstos) sobre la localización y actividades” que hacía, lo que provocó al futbolista una “situación de permanente observación y espionaje, al tener la acusada cientos de miles de seguidores en Instagram”, siendo “evidente la posibilidad de ser detectado por alguno de ellos presto a facilitar la información a la investigada para que la divulgase ilustrando sus reproches en Internet”.

Aurah Ruiz se defiende de las acusaciones de acoso de Jesé Rodríguez

Además, el escrito recoge que la canaria “le dirigía comunicaciones personales directas de muchos de sus comentarios mediante el enlace al perfil personal” y que “anunciaba expresamente por dicha vía su firme propósito de no cesar en tal conducta de seguimiento y agobio”. También recoge que en cierta ocasión alquiló un barco propiedad de su ex a través de “dos individuas” para que “no se enterase de que iba a usarlo ella, y luego elaborar vídeos en vivo (en Instagram) con similar contenido de recriminación a aquel, todo ello en orden al fin indicado de ejercer mayor presión sobre él en dicha estrategia general de hostigamiento”.

Si bien la defensa de Aurah ha intentado recurrir el caso pidiendo el sobreseimiento bajo la alegación de que hay que descontextualizarse “las manifestaciones” en las que señalaba que Jesé desatendía a su hijo, finalmente la fiscalía la ha desestimado y se van a tener que ver las caras en un juicio.