Alma Cortés Bollo tuvo la suerte de hacer la mudanza a su nueva casa antes de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretara el Estado de alarma por la crisis del coronavirus. Antes de que naciera su hija Jimena, la hija de Raquel Bollo y su pareja, Juan José, vivían en un piso muy pequeño, donde no iban a estar cómodos. En apenas unas semanas, encontraron la vivienda perfecta para estar los tres.

Y ya instalados en su nuevo hogar, nuestro país entraba en una crisis sanitaria que obligaba a todos a iniciar un confinamiento para disminuir el número de infectados y de fallecidos por la pandemia. Alma Cortés Bollo ha hecho caso y no sale de casa nada más que para lo estrictamente necesario.

Ha tenido que recurrir al teletrabajo para cumplir con sus compromisos profesionales como ‘influencer’. Además, la joven, que está estudiando Derecho en la Universidad de Sevilla, sigue en contacto con los profesores de sus materias para no perder el ritmo de sus estudios universitarios.

Pero el teletrabajo teniendo una hija pequeña es muy complicado. Es el problema con el que se han encontrado muchos trabajadores, que han visto cómo en cuestión de días cerraban los colegios, lo que obligaba a permanecer en casa con los más pequeños, que todavía no dependen de sí mismos.

Alma Cortés Bollo ha mostrado cómo lo lleva con una imagen en la que aparece en el salón de su casa. La joven, pendiente de sus apuntes y del ordenador, mece con el pie la sillita en la que se encuentra su hija Jimena, que juega con algunos juguetes que le ha puesto su madre para entretenerse.

«Amores que tal esa cuarentena!! Yo ahora más que nunca me doy cuenta de lo importante que es cuidar de los tuyos y por eso #yomequedoencasa«, escribía Alma Cortés Bollo, concienciada en que hay que estar encerrados en casa para que la delicada situación en la que se encuentra nuestro país acabe cuanto antes.

Entre los comentarios que le han dejado sus seguidores, Alma no para de recibir mensajes bonitos. Y es que cada vez son más las personas que siguen a la hija de Raquel Bollo. Aunque hace apenas unos meses que tomó la decisión de exponer su vida en los medios -hasta ahora había preferido mantenerse en un discreto segundo plano- ya cuenta con más de 147.000 fieles seguidores. De hecho, es también una de las caras conocidas del canal de Mtmad, donde ella y el resto de famosos cuentan su vida a través de vídeos que consiguen miles y miles de visitas. Adara, Oriana o Alejandra Rubio en su momento, son algunas de las personas que han pasado por esta plataforma digital de contenido.

1Clases virtuales y teletrabajo

Hace apenas unas horas, Alma Cortés desvelaba el agobio de tener que atender mil cosas durante el confinamiento. Clases virtuales, grabaciones y por supuesto, el cuidado de su hija Jimena. A las 15.30 horas me dispongo a hacer la comida», decía en su Instagram Stories.

2Con miedo a salir

Aunque durante el Estado de alarma está permitido salir a la farmacia o a los supermercados, Alma Cortés prefiere no salir porque le da miedo. Ella necesita ir a comprar algunos productos, pero por el momento acepta el consejo de muchos de sus seguidores de pedir por Internet.

3Centrada en su rutina de deporte

Entre los planes de su día a día en casa, Alma no olvida el deporte. «Que tal va esa cuarentena amores 💕yo sigo por aquí con mi plan de recuperación post-embarazo con @fitvia.es ❤», escribía con su look deportivo.

4Antes del confinamiento, fueron días complicados

Poco más de un mes después de dar a luz a la pequeña Jimena (nació a principios del mes de febrero en Sevilla), Alma y su novio se atrevieron a hacer la mudanza a su nueva casa. ¿Lo bueno? Que no tuvo que trasladarse mucho, y es que Alma aseguró en su canal de MTMAD que se ha mudado a un piso en la misma urbanización donde estaba viviendo, pero en otro portal distinto. ¿Lo malo? Que la pequeña Jimena no le ha permitido hacerlo tan rápido como a la hija de Raquel Bollo le hubiera gustado.

5Su hija Jimena es muy pequeña

Alma confesaba que uno de los días en los que estaba aprovechando para limpiar su nueva casa, tuvo que parar y volver a su anterior piso porque la pequeña, que se encontraba con su abuela, estaba llorando. «Me ha llamado, que se ha despertado y está llorando porque tiene hambre. Me dispongo a subir a darle de comer y a volver otra vez a limpiar».

6La ayuda de su familia

Eso sí, han contado con la ayuda de muchos de sus familiares. «Ha venido el hermano de Juanjo (refiriéndose a su novio), unos primos… y bueno, aquí hemos estado liados». Tras esto, Alma y su bebé se marcharon a dormir a casa de Raquel Bollo porque «obviamente aquí no podemos dormir».

 

7Raquel Bollo no los dejó solos

La colaboradora de televisión no dejó a su hija sola en ningún momento y abrió las puertas de su casa para que su hija pudiera dormir allí mientras terminaba de decorar su casa.

8Cansancio acumulado

Otro día más, pero ya desde su piso, Alma compartía un nuevo día con todos nosotros: «Estoy cansadísima. Jimena acaba de comer y se ha quedado dormida. Son las 9 de la mañana y llevo despierta de yo que sé que hora, creo que no he dormido. Voy a prepararme de desayunar, pero antes quiero enseñaros una cosa».

 

9Su abuelo, el pintor de la familia

Alma quiso enseñar que ha contado con la ayuda de su abuelo para pintar la casa y que el piso quedara perfecto cuanto antes. Además, le colocó las cortinas y las lámparas.

 

10Felices, a pesar de que fue un caos

«Estamos super cansados, reventados…», decía desvelando que estuvo tres días limpiando porque había vivido un Pastor Alemán y había incluso bolas grandes de pelo por toda la casa. «Se nos complicó todo porque teníamos una semana y nos hemos llevado tres días limpiando», aseguró muy enfadada. Aunque después no pudo evitar emocionarse al asegurar que le daba pena abandonar su anterior casa porque ha sido donde ha empezado a formar su familia.