Gloria Camila ha sufrido un varapalo judicial. La demanda que presentó contra Rocío Carrasco se ha archivado, aunque no se ha pronunciado ninguna aún


Gloria Camila demandó a Rocío Carrasco para que su hermana aportara todos los documentos privados y escritos de su madre. La joven buscaba que los diarios de Rocío Jurado no vieran la luz en la segunda temporada de la docuserie, sin embargo, la demanda se ha archivado. El juzgado de Primera Instancia número 5 de Alcobendas ha tomado una decisión y esta es archivar las diligencias preliminares abiertas a instancias de este proceso legal, algo que ni Gloria Camila ni su defensa esperaban que sucediera.

Aunque esta no es la única novedad en esta historia. Y es que los documentos que ha aportado Rociito se ha pedido expresamente que no vean la luz. El abogado de Gloria Camila habría pedido, según Look, que no se incluyera este documento en el procedimiento, una petición a la que se ha negado por completo la jueza. De momento, ninguno de las protagonistas se ha pronunciado acerca de esta determinación y se desconoce el contenido de tales escritos. Quien sí se pronunció acerca de este asunto tan polémico hace algunos días fue Ana María Aldón, quien salió en defensa de Gloria y le mostró su apoyo públicamente. «Es hija legítima de salvaguardar el honor y el derecho de la intimidad de lo que dejara o no dejara su madre. Ella no trata de proteger a su padre, está protegiendo unos documentos que deja su madre que cuenta de su vida», dijo en aquel momento.

Gloria Camila en la serie 'Dos Vidas' de TVE
Foto: Mediaset

No es el único giro que ha dado esta historia, prueba de ello, que el pasado 15 de octubre Rocío Carrasco no se presentara en los juzgados. Su abogado provocó la suspensión del acto, ya que consideró que hay falta de fundamento, legitimidad y razón legal y que, además, no se puede exhibir algo que no se concreta. Catorce días más tarde se vio obligada a cumplir con la exigencia de su hermana, siendo justo a la salida cuando Rociito habló ante las cámaras. Solo dejó claro que tuvo que presentar un documento que no hubiera querido «presentar nunca en la vida» e hizo alusión a Ortega Cano. Dijo echar en falta la presencia del diestro, unas palabras que no cayeron en saco roto. Poco después la propia Gloria Camila rompió su silencio y volvió a mandar un zasca a Rociito: «La demandante soy yo, no mi padre. Yo eché de menos a Fidel fíjate».