Anna Ferrer la pasada semana estuvo ausente de sus redes sociales. Nadie sabía el motivo por el que se había alejado, siendo ella misma días después la que contó que se había operado la nariz. Satisfecha con el resultado, la hija de Paz Padilla ha contado todo lo que se ha ‘escondido’ detrás del proceso, el cual ha llevado a cabo con un cirujano que, a su vez, es amigo de Paz Padilla. Si bien no tenía un gran complejo, a la influencer no le terminaba de convencer esta parte de su rostro por lo que acudió a un experto estético para mejorarla. “Es verdad que no tenía una nariz que llamara la atención pero a mí, estéticamente, no me gustaba. No quiero que se me malinterprete, para mí no era ningún complejo», ha comenzado diciendo la joven. 

Redes sociales
Redes sociales

Le costó mucho decidirse, ya que para ella no suponía un problema ni tampoco le generaba grandes inseguridades. Solo tenía miedo y no había conocido a ningún doctor que le diera la suficiente confianza como para ponerse en sus manos, algo que cambió hace algunos meses. «Tenía muchas ganas de hacerlo pero me daba mucho miedo la operación”, ha continuado. Además, ha señalado que ella siempre se ha esforzado por trabajar en su autoestima, por lo que su nueva nariz no cambiará ni un ápice su vida a partir de ahora. De momento, solo se ve rara al sonreír, pero afirma estar encantada con su nuevo perfil desde que se sometiera a una rinoplastia ultrasónica, una intervención que disminuye la recuperación posoperatoria.

Sus temores se acrecentaron cuando descubrió que su pareja, no podía estar junto a ella durante la operación debido a que había dado positivo en covid. Lejos de agobiarse, hizo balance y supo que «todo pasaba por algo», por lo que iba a tener tiempo para estar con su madre y aprender a gestionar esta nueva situación consigo misma. De este modo, consiguió una mayor fortaleza mental, algo por lo que está infinitamente agradecida.

© Redes sociales.
Redes sociales

Si no me hubiera operado, sería igual de feliz. De hecho, no creo que ahora vaya a ser más feliz que antes. No creo que vaya con eso. Está claro que cualquier operación o cualquier tratamiento estético te va a venir bien para tu autoestima, para verte bien, pero si tú no realizas un trabajo previo de quererte a ti misma, de gustarte, de tratarte bien, de hablarte bien… por mucho que luego te operes, si tú no has hecho ese trabajo previo, entonces no te va a encantar», ha continuado. ¿Mostrará pronto el resultado definitivo a sus seguidores? La mayoría están deseando que sea así.