«Me quita el sueño haberlo perdido», se ha lamentado la colaboradora tras su cara a cara con el sevillano.


Después del duro enfrentamiento que protagonizó con su primo  Kiko Rivera en el plató del ‘Deluxe’, Anabel Pantoja ha querido aclarar que su cara a cara en televisión la tiene preocupada. “Lo del viernes no estaba preparado ni para él, ni para mí… me vi sentada en el ‘íntimo’ con mi primo y Jorge Javier…”, ha asegurado en ‘Sálvame’. «No estaba preparada, no venía a hablar de la herencia ni de nada».

La colaboradora comenzaba el programa este lunes aislada en una salita, ‘entre rejas’ y con la canción ‘Sola’ de Diana Navarro como banda sonora para una puesta de escena en la que ha hablado de cómo se siente tras mostrar sus diferencias en público con Kiko. «A lo mejor le he fallado en no estar pendiente de algunas cosas. Eso sí ha fallado por mi parte y lo reconozco públicamente. ¿Por qué he sido una cobarde o una avestruz como él me ha llamado? Porque me he querido mantener al margen», ha explicado. “En ocasiones he sido cobarde y no he estado a la altura”. Sincera, ha reconocido que se siente como si hubiera perdido a su primo.

Telecinco

“El viernes me fui de aquí muy mal y creo que él también. Me consta que él también”, admitía. Asimismo, contaba que no ha hablado ni con su tía ni con su primo. Sí le escribió un mensaje a su primo. El domingo en ‘Viva la vida’, Irene Rosales dejó entrever que Anabel le había escrito un mensaje, algo que ella no ha negado: “Yo no quería hacer esto público, pero… en el mensaje le decía que necesitaba y que quería por favor, sentarme con él para hablar, pero no me contestó».

«Me ha borrado de las redes”, detallaba. «Por fuera voy a estar siempre bien. No voy a hacer un drama. A cada uno le duele lo suyo».

«He decidido llorar por dentro»

“Todo lo que diga hoy es fomentar algo que no quiero fomentar, porque yo quiero recuperar a Kiko, me gustaría recuperarlo… si él no quiere, yo siempre le respetaré. La procesión va por dentro y soy muy dramática. Pero a raíz del viernes yo he decidido llorar por dentro, sentirme mal por dentro, pero demostrar frialdad y no ponerme en un plató como me puse en meses anteriores o, incluso, el viernes”, continuaba muy afectada, casi a punto de llorar.

Telecinco

Aún le dura el disgusto que se llevó en el ‘Deluxe’, tras el que confesaba sentirse «ridícula»: «He dejado claro que no me voy a meter en nada. Sigo siendo la tibia, la avestruz y la cobarde de toda España para poder seguir disfrutando de mis sobrinos, de mi tía, de mi abuela y no saltar vallas».

«A lo mejor yo no estuve muy acertada. Si he tenido problemas con mis padres a Kiko no le he hecho partícipe nunca. Evidentemente no puedo comparar un problema que he tenido con mis padres con los problemas que ha tenido él. No es comparable», ha puntualizado.

«He decidido llorar por dentro»

Anabel Pantoja ha anunciado su voluntad de acercarse a Kiko: «No le quiero reprochar nada por cosas que he hecho por él, como defenderle aquí. Todo lo que hago, lo hago de corazón. Puedo equivocarme, puedo pedir perdón y puedo cometer un fallo. Soy humana y me gustaría que no se buscaran buenos y malos y ojalá podamos encontrarnos pronto… No me siento orgullosa de lo que pasó el viernes. Si hice algo que le hice daño le pido disculpas. Yo a lo mejor no he estado al 100% con él en esta etapa. Y él reclamaba el interés con todo lo que le ha pasado».

retoque
Instagram

La andaluza ha tenido tiempo de hablar con sus seres queridos de lo que ha pasado. Sobre todo con su progenitora: «Mi madre dice que somos él, Isa y yo. Y que estemos tan separados le da una pena tremenda. Dice que si él tiene su familia yo tengo que empezar a buscar mi familia y olvidarme. A mí me da una pena tremenda porque yo no me quiero olvidar ni me quiero olvidar… Al día siguiente me dio su opinión. La Merchi cuando me equivoco me lo dice».

«Espero no perderlo»

Rota de dolor, concluía: «Espero no perderlo. Desde el viernes cierro los ojos antes de acostarme y me acuerdo de él. Es como si lo hubiera perdido. Es como si se hubiera muerto para mí. Entiendo que le he podido fallar en eso. Le he fallado y me he podido equivocar y no estar a la altura. Pero el resto de mi vida no le he fallado nunca. Pero no le quiero dar más bombo a esto y no hacer drama…. Me quita el sueño haberlo perdido».