Anabel Pantoja aceptaba el reto de regresar a ‘Supervivientes’ de nuevo para ponerse a prueba a sí misma y al entender que su situación personal era perfecta para embarcarse en la aventura. Aunque el nuevo ingreso hospitalario de su padre, Bernardo Pantoja, haya puesto en peligro su permanencia en el concurso, su separación de Omar Sánchez le ha empujado a tomar la decisión y así alejarse de los quebraderos de cabeza y así encontrar un rincón en el que aclarar sus ideas, mientras trata de sobrevivir a las duras condiciones de su estancia en la isla de Honduras. Esto ha hecho que Anabel Pantoja le de vueltas de más a la cabeza y a asuntos que creía superados. Cuestiones que siguen latentes en su memoria y es que no tiene del todo la conciencia tranquila, porque sabe que no ha obrado del todo bien con su marido.

Así, Anabel Pantoja ha confesado cómo se encuentra ahora al haber recuperado la soltería y cómo fueron los últimos momentos de su matrimonio con Omar Sánchez. La influencer ha reconocido que lo ha pasado especialmente mal con esta ruptura, pero que ha tenido “un par de ovarios antes de faltarle el respeto”. Eso sí, no está falta de pecado y no tiene reparos en confesar a sus compañeros que no todos sus actos están justificados y hay un error que pesa mucho en su cabeza tras haberle jurado amor eterno a su chico en la controvertida boda que tantos titulares generó en octubre del pasado año, incluso desde meses antes.

Foto: Supervivientes
Foto: Supervivientes

“Me fui a ver a mi tía, y no me fui de luna de miel. Fue un error, pero sentía que tenía que estar con mi familia y él hizo así, como si no fuera con él”, ha reconocido Anabel, a sabiendas de que esto sentenció su relación y que le hizo ver a su esposo con otros ojos y comenzase a replantearse el futuro y la estabilidad de su unión. La muerte de su abuela, doña Ana, un día antes de contraer matrimonio supuso un mazazo para ella y para su familia, por lo que entendió la necesidad de hacer piña con los suyos y no veía conveniente hacer un viaje de novios que le mantendría con la mente en Cantora y la preocupación en niveles máximos. Omar Sánchez no puso reparos, pero Anabel Pantoja reconoce ahora que esto le hizo creer que no estaba a la altura de las circunstancias y que todo esto se le venía grande. Esto finalmente terminó por enfriar más si cabe una relación que llegó a la boda tocada, como así reconocía ella misma días más tarde de anunciar su ruptura cuatro meses después de intercambiar alianzas.

© Gtres.
© Gtres.

El miedo de Anabel Pantoja es a pasarlo mal, a sufrir. Es por eso que, a pesar de no arrepentirse de la decisión que tomó al escuchar lo que su corazón le decía, ahora teme lo que pase mientras ella esté en ‘Supervivientes’ y Omar Sánchez tenga ganas de rehacer su vida. Es más, ella da por sentado que cuando regrese a España se encontrará con la noticia de que su ex ya ha encontrado de nuevo el amor y sabe que esto le provocará un profundo dolor, aunque entiende que es un paso que se tendrá que dar: “Cuando llegue a España él no va a estar, me voy a encontrar un pastel gracioso, estará con alguien”. No obstante, aunque no pueda tenerlo como pareja, por decisión propia, sí sabe que siempre tendrá a su exmarido como un amigo y es que él ya se ha afanado en demostrárselo: “Cuando me voy ahora me lleva al aeropuerto, me ayuda a hacer la maleta…”, recuerda lo bien que se porta con ella, a pesar del dolor que le provocó al anunciarle que ya no estaba enamorada.

¿Cuándo se casaron Anabel Pantoja y Omar Sánchez?

Anabel Pantoja y Omar Sánchez celebraron su boda el pasado 1 de octubre en la playa de La Graciosa, Canarias. Solo cuatro meses después anunció su ruptura tras publicarse imágenes de la pareja haciendo vida por separado y viviendo en distintas casas