«Me siento la madre más orgullosa del mundo. Y la más triste…», escribe desolada tras recordar un bonito momento junto a su hijo.


Ana Obregón está pasando por uno de los momentos más difíciles de su vida y poco a poco está aprendiendo a vivir sin la persona más importante de su vida, su hijo. La actriz ha encontrado en las redes sociales la mejor manera de continuar con el legado de Álex Lequio y por eso no duda en compartir recuerdos de los mejores momentos junto a su pequeño del alma. Este domingo, la protagonista de ‘Ana y los 7’ ha publicado una serie de imágenes junto al joven que corresponden a uno de los días más felices de sus vidas. 

Redes sociales

Ana Obregón ha echado la vista atrás y ha recordado uno de los eventos que tuvo lugar en su vida el pasado 9 de Mayo 2014. Ese día, la actriz ha reconocido que había sido uno de los días más felices de su vida, así como de la vida Álex Lequio. «Te graduaste en dos carreras con la máxima puntuación en una de las mejores y más más exigentes Universidades del Mundo», comienza a explicar.

La actriz relata que su hijo, tras horas y meses de esfuerzo, consiguió que le admitieran en aquella universidad de Carolina del Norte después de pasar mucho tiempo encerrando en su habitación y estudiando sin parar durante más de un año. «Pero lo que más te gustaba era que tus padres se sintieran orgullosos de ti. Y lo estamos, Aless. Me siento la madre más orgullosa del mundo. Y la más triste…», sentencia.

Ante estas desgarradoras declaraciones, la publicación se ha llenado de bonitos comentarios de apoyo hacia la actriz y sus seguidores han destacado la disciplina y el trabajo duro que hizo que el joven destacara en todo lo que se propuso en su vida. «Siempre me parte el corazón leerte, y a la vez me llena de orgullo saber que estás transformando ese dolor en una organización para ayudar a la investigación de esa terrible enfermedad», escribe Lidia San José. «Que dolor siempre en tus comentarios querida ANA!! Mucho ánimo y fuerza!! Todo mi cariño«, aseguraba Poty Castillo.

Daría su vida por volver a ver a su hijo

Hace unas semanas, la hermana de Ana Obregón confirmaba que la actriz seguía estando mal tras la muerte de su hijo. Una triste pérdida irreparable que el primer domingo de mayo volvía a estar más presente que nunca a raíz de que era la primera vez que celebraba el día de la madre sin su pequeño del alma. Consiguiendo emocionar a todos sus seguidores, Ana Obregón también compartía las últimas palabras que le dedicó su hijo instantes antes de fallecer. «Porque no me llevé tu corazón pero si dejé el mío contigo. Un día te cogeré de la mano y te llevaré al paraíso pero hasta entonces, Mamá preciosa, cuando quieras verme solo tienes que cerrar los ojos y escuchar un susurro con lo último que te dije: ‘te quiero desde siempre y para siempre, Mamá’«, desvelaba la actriz asegurando que son unas palabras que lleva grabadas a fuego. «Quizás algún día vuelva a vivir cuando nos reencontremos, pero por si no lo hago, nunca olvides que ha sido y es un privilegio ser tu madre y que te quiero más que a mi vida», finalizaba.