Su nombre es Ana, es joven, de Almería y estudiante de Derecho, fueron las pistas que comenzaron a rondar sobre la descripción de la mujer que le había devuelto la ilusión a Enrique Ponce.


La separación entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas, publicada en EXCLUSIVA en SEMANA, ha dado mucho de qué hablar en estas últimas semanas (y aún continúa acaparando los titulares de la crónica social). Y más aún, Ana Soria, la nueva ilusión del torero.

Los tortolitos no esconden su amor y está viviendo sus primeras vacaciones de lo más acaramelados junto a la familia de la joven. Sin embargo, los comienzos de la pareja no fueron fáciles y más aún cuando comenzó a rumorearse que el diestro había comenzado una nueva historia de amor con chica de Almería y estudiante de Derecho.

Su nombre es Ana, es joven, de Almería, se presentó a Miss Almería, estudiante de Derecho y su padre es abogado, fueron las pistas que comenzaron a rondar sobre la descripción de la mujer que le había devuelto la ilusión a Enrique Ponce. Estos detalles provocaron que al diestro se le relacionara con la almeriense Ana García Segundo, la nueva Miss Worl Spain 2020. Tal y como ha podido saber SEMANA, tanto la nueva mujer más bella de España como su delegado comenzaron a recibir un sinfín de llamadas para saber si era ella el nuevo amor de Ponce. Una situación que llegó a agobiar a la joven que representará a España en la próxima edición de Miss Mundo.

“Me asusté un poco porque amigos míos me empezaron a llamar para preguntarme si era yo la Ana que se decía que estaba con Enrique Ponce. A mi delegado de Miss le empezaron a llamar también de varios medios para preguntárselo», reconoce la propia Ana García Segundo a esta revista.

Ana Garcia y Ana Soria, dos perfiles muy similares pero con un detalle diferenciador

La confusión entre las dos Anas no es baladí puesto que ambas tienen un perfil muy parecido. Pero, ¿quién es Ana García? Con 23 años y 1,80 cm de altura, la joven almeriense es una estudiante de Derecho a la que le encanta cocinar, viajar, patinar en línea. Se trata de una mujer muy casera y familiar que le gusta pasar el tiempo con sus amigos. Empática, sociable y extrovertida, Ana García es una mujer muy conciencia en ayudar a personas con todo tipo de adicciones y que lucha por la igualdad entre géneros.

Tanto es así que, García ve en Clara Campoamor su máximo referente puesto que luchó por defender los derechos de la mujer española. Con los pies en el suelo, amiga de sus amigos y apasionada por los animales (ha tenido hasta un cerdo vietnamita), siente admiración por Eva González puesto que considera que es «una mujer con una elegancia natural, sencilla y bellísima que ha llegado a lo más alto». Además, centrada en sus estudios, hace hincapié en que la belleza no solo está en el exterior, también en el interior: «Hay que tener un buen corazón y me parece la cualidad más imprescindible en una miss. Tiene que ser una mujer solidaria, empática, empoderada y bondadosa. Todas esas cualidades son las que aportan la mayor belleza a una miss».

Al igual que Soria, Ana García está centrada en sus estudios y domina a la perfección el inglés puesto que durante su vida académica ha acudido a colegios bilingües. Viajera y aventurera, la modelo confiesa que le gustaría vivir cada año en un lugar distinto. Algo que comparte también con la nueva ilusión del diestro puesto que Soria iba a cursar una beca Erasmus en Polonia, aunque al final ha tenido que cancelar para poder seguir viviendo su idilio con Ponce.

Sin embargo, a pesar de que ambas jóvenes comparten muchas similitudes, lo cierto es que hay un detalle crucial que marca la diferencia: el color de cabello. Este aspecto hizo que se pusiera a Ana Soria en el foco mediático y supuso un gran respiro para la nueva mujer más bella de España. «Por suerte rápidamente se aclaró la situación y se dejó claro que la que se buscaba era rubia y yo soy morena”, asevera la nueva Miss Word Spain 2020 a SEMANA.

Ana García, ilusionada y emocionada tras convertirse en la mujer más bella de España

Ana García está feliz después de haber estado trabajando duro durante un año. En sus primeras palabras como la mujer más bella de España, la joven explicó a SEMANA la ilusión que sentía al haber llegado tan lejos. Emocionada, la almeriense aún no se podía creer su coronación y, entre lágrimas de felicidad, aseguraba a esta revista que se preparará al máximo para representar a España en el certamen internacional.

«He venido a disfrutar, me he tomado esto como una experiencia. Mi familia es mi gran apoyo. Pensaba que lo había hecho fatal, que no iba a llegar ni al Top 10… Voy a hacer todo lo que pueda para dejar a estar organización lo más alto posible, le voy a poner muchas ganas«, confesaba la joven minutos después de alzarse con el título de Miss World Spain 2020.