Desde que saltara a la luz pública, Ana María Aldón ha demostrado ser una mujer de armas tomar. La esposa de José Ortega Cano siempre encara las adversidades con mucha garra. Sin embargo, esta última etapa de su vida está siendo complicada. Una crisis sentimental, distintas polémicas familiares, la presión mediática… están haciendo mella en la andaluza. A pesar de todo, ella se muestra «invencible ante los obstáculos» y tiene unas buenas razones para no caer nunca.

Instagram

Ha sido la propia colaboradora quien a través de sus redes sociales ha explicado que cuenta con tres principales regalos de la vida. «Por vosotros tres prometo no rendirme jamás 💪🏼», afirma tajante. No son otros que sus dos hijos, Gema, su primogénita, y José María, el pequeño que tiene con el diestro. También su única nieta, Nicole. «Sangre de mi sangre y pedacitos de mí», recuerda en un emotivo post que ha dedicado a la «querida princesa» que la convirtió en abuela y le hizo vivir un mundo nuevo de sensaciones.

Ana María Aldón, una orgullosa abuela

La mujer de Ortega Cano ha publicado esta carta en la que habla de su perfil de abuela, quizás uno de los más desconocidos sobre la diseñadora. Recuerda que su nieta apareció en su vida en una edad un tanto inusual, con 40 años, cuando ella continuaba con deseos de volver a ser madre. Y con la benjamina de la familia llegó una explosión de amor. «Cuando pensaba que en la vida ya había vivido las mayores experiencias, llegaste tú rompiendo todos mis esquemas. Hoy doy gracias al destino por sorprenderme de esta manera».

GTRES

Asimismo, explica que ver a su nieta la llena de «fuerza y coraje» y consigue que tire «con más fuerza que nunca del carro de la vida». Añade que cuando en los momentos en los que siente que le cuesta levantarse piensa en su pequeña y recuerda su sonrisa, es entonces cuando surge ese huracán en su interior y se siente «invencible ante los obstáculos». Una preciosa misiva que acompaña de una imagen muy personal en la que la vemos abrazada a la niña sosteniendo en su mano una margarita, posiblemente un regalo de la pequeña.

Ana María Aldón vuelve a tocar en este íntimo post aspectos importantes que están marcando su vida en esta última etapa. En reiteradas ocasiones ha confesado que no está atravesando su mejor momento, también que teme volver a caer en el pozo. Ella sabe mejor que nadie lo que es vivir en sus propias carnes la palabra depresión. Aunque ha reconocido que sacará la fuerza necesaria para superar las adversidades. Así lo dijo en una de sus recientes intervenciones televisivas donde dejó constancia que siempre estaba intentando «seguir adelante». También indicó que había valorado muy seriamente la posibilidad de abandonar su puesto de colaboradora en la pequeña pantalla.

¿Cómo se llama la nieta de Ana María Aldón?

La nieta de Ana María Aldón se llama Nicole.