«Se le notaba el semblante triste, yo tampoco le he preguntado, quedamos para comer y comimos”, ha afirmado sobre Rocío Flores.


La decisión de Rocío Carrasco de romper su silencio después de más de dos décadas ha generado una auténtica tormenta mediática. La familia de la difunta Rocío Jurado está más que nunca en el punto de mira. Un momento complicado para José Ortega Cano que no atraviesa una buena etapa en cuestiones de salud. El diestro, acompañado de su familia casi al completo, mantuvo un reciente encuentro con Rocío Flores. De todo ello se ha pronunciado Ana María Aldón.  

Europa Press

La colaboradora ha hablado del almuerzo en el que no faltó Gloria Camila Ortega y que se celebró en un restaurante por las restricciones que impiden las reuniones en el interior de los hogares. “Fue una comida, no una reunión como tal», señalaba durante su intervención en ‘Viva la vida’. A sabiendas que ellos también están en el foco de la noticia, la diseñadora ha afirmado que por el momento lo están llevando bien, pero le está afectando todo a nivel personal. «Ella (Rocío Carrasco) ha empezado a contar su historia y todavía no la ha terminado, vamos a esperar».

Gtres

Hace un año que Ana María Aldón compartió vivencias con Rocío Flores en ‘Supervivientes’, pero la relación entre ambas no es muy fluida. «Yo no hablo habitualmente con Rocío flores pero la vida sigue, la veo de lo más natural, si se queda en casa de Gloria es de lo más normal». Ha confirmado que no vio «alegre» a la joven. «Se le notaba el semblante triste, yo tampoco le he preguntado, quedamos para comer y comimos. Yo la veo triste”.

Cada vez que salen a la luz nuevas informaciones, Ana María Aldón se muestra más sorprendida con todo: «Siento una profunda tristeza por la madre y por los niños. No entiendo cómo se puede llegar a este punto, parece una película de terror. Me cuesta mucho comprenderlo».

El estado de salud del diestro

El ‘boom’ de la docu-serie ha coincidido en el tiempo con diversos problemas de salud que están afectando a José Ortega Cano. Su mujer ha reconocido que en los resultados de las diversas pruebas a las que se ha sometido todo ha salido de forma correcta. Sin embargo, ella misma añadía que no está atravesando una buena etapa: «Su malestar te amarga porque no se puede estar así, está todo descartado, tiene un dolor en el estómago y por la tarde le sube la tensión».

Unas dolencias que arrancan el pasado mes de enero, poco después de que superara el coronavirus. «A lo mejor no tiene nada que ver con el covid, pero desde que acabó con el covid empezó. Se le ha hecho todo tipo de pruebas y no hay nada, está igual que hace un mes». También ha reconocido que el documental no está favoreciendo a su estado actual: «Nos afecta a todo el mundo”.

Por el momento, el torero está intentando ser discreto y no pronunciarse en exceso, pero no puede evitar que la prensa pregunte por el sonado documental. Sí que ha indicado que él no ha sido testigo de supuestos malos tratos por parte de Antonio David Flores a Rocío Carrasco. Añadía que lo que sucede en el interior de una casa es totalmente privado y solo los protagonistas son conocedores de todo.