Solo han pasado 12 meses desde que la historia de amor entre Alba Díaz y Javier Calle saliese a la luz. Un año en el que la joven, que hasta entonces debía su fama a los nombres de sus padres, ha vivido en su propia piel los beneficios y consecuencias de ser un personaje público con entidad propia. Disfrutando de invitaciones personalizadas a los eventos más selectos y también de la oleada de titulares que provocó, en el momento de conocerse su noviazgo, el hecho de que quien se presentó como su pareja -y primer novio oficial- estuviera casado con una gran amiga de Alba en el momento en el que comenzó su relación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Feliz finde a todos! Ya empieza a refrescar por aquí!!!??

Una publicación compartida de ALBA (@albadiazmartin) el


Estudiante de bussiness -y compañera de universidad de Froilán y Mar Torres-, hace solo un trimestre que la hija de Vicky Martín Berrocal se ha mudado a París para continuar con sus estudios, lo que ha supuesto un punto de inflexión en su vida. Esta no es la primera vez que Alba se aleja de su hogar, pero si ha sido la que ha puesto patas arriba su estabilidad, ya que se ha llevado por delante la relación por la que ella apostó y decidió ponerse el mundo por montera aunque eso supusiera situarse en el centro de la diana.

Pero Alba Díaz no ha sido la única que ha vivido grandes cambios en su vida y los de la de su madre también le afectan de manera directa. Vicky Martín Berrocal y Joao Viegas están viviendo una intensa historia de amor por la que la diseñadora de moda viaja constantemente a Portugal, país que también se ha convertido en el destino estrella de las escapadas de Alba.