La modelo se ha enfrentado a ‘Las escaleras de las emociones’ y ha reconocido que ha sentido mucha culpa por las decisiones que ha tomado y que han afectado a su hijo.


Después de que Alejandra Rubio se abriera en canal y compartiera con la audiencia toda la culpa y los arrepentimientos que siente, ahora le ha tocado el turno a Alba Carrillo. La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha emulado la prueba de ‘Supervivientes’ y se ha sincerado acerca de todas las preocupaciones que ha tenido en su vida.

La modelo ha explicado que ha sentido mucha culpa al verse como madre y al tomar decisiones sin pensar cómo podía afectarle a su hijo. En concreto, Carrillo hacía referencia a cómo afectó el hecho de irse a vivir con Feliciano López y el cambio de colegio que tuvo que sufrir su pequeño. Ha desvelado que tuvo que ir al psicólogo cuando el tenista le pidió matrimonio. «Soy demasiado pasional, pero cuando tienes a alguien que depende de ti tienes que respirar dos veces antes», afirmaba.

De la misma forma, Alba Carrillo se ha pedido perdón a ella misma, algo que considera que es un acto muy duro al reconocer que se perjudica por ciertos actos. «He sido injusta conmigo por la caña que me he metido, por sentir que he sido imperfecta, he hecho lo que he podido, no tengo que ser perfecta», aseveraba y señalaba a su madre como la culpable de ese grado de perfección. Además, considera que es muy injusta con personas que no se lo merecen y que muchas veces no la entienden.

Presume de su buena relación con Fonsi Nieto

Además, ha hecho hincapié en la buena sintonía que mantiene con el padre de su hijo, Fonsi Nieto. Sobre esto, Alba Carrillo considera que su pequeño tiene mucha suerte de los padres que le ha tocado puesto que han sido capaces de juntarse y llegar a un punto en común por su propio él. Ha sido aquí cuando la que fuera concursante de ‘GH VIP 7’ se ha emocionado y ha explicado que está orgullosa de haber llegado a buen puerto con el DJ y ha admitido que le sigue querido mucho, a pesar de que no ha sido el hombre de su vida. «Me gusta que podamos haber llegado a este punto, me siento orgullosa de los padres de mi hijo porque se pueden sentar a hablar y llegar a un consenso por ti. Qué bonito tienes que ser para que dos personas que están tan lejos lleguen a un buen punto por ti, lo malo se quedó atrás, que suerte ha tenido mi hijo con sus dos padres», comentaba emocionada.