La artista, que saca nuevo disco, recibe a SEMANA en su casa. “Hasta los 40 años viví siempre de alquiler y ahora tengo una casa dividida en varias”


Es uno de los hogares más deseados, tanto que Alaska (58) ha llegado a pedir en redes sociales a sus fans: “No vayáis a casa, no os podemos atender”. Y es que desde que salió en su reality se convirtió casi en un lugar de peregrinaje para muchos. Pero hoy nuestra protagonista ha recibido a SEMANA en su hogar y aprovechamos para hablar del amor, de la vida, del éxito… y de su nuevo disco, Existencialismo Pop.

Joan Crisol

¿Cuánto tiempo llevas viviendo aquí?
Unos 18 años, pero hará como unos 8 que ampliamos la casa con este anexo porque con todo lo que tenemos nos vamos quedando sin espacio. Los libros no había donde meterlos, los tuvimos un par de años en un guardamuebles, que es una cosa que da mucha angustia y ahora podemos tener una biblioteca en condiciones. Fue tan bonito volver a sacarlos y verlos…

¿Y esto qué es, hipoteca o alquiler?
Hipoteca todo. A ver, yo he sido siempre de alquiler; la idea era donde se pueda, mientras se pueda. Mis padres nunca tuvieron un sueldo y mi madre decía que no sabía nunca con lo que podía contar… Pues lo que me pasaba a mí. No he tenido casa hasta casi cumplir los 40 años. Y mientras tanto he vivido de alquiler. Cuando eres joven es fantástico porque te adaptas a lo que tienes en ese momento: a veces es una casa grande con mucha gente y otras, una más pequeña donde éramos menos. Todo es válido.

Tienes tres casas, ¿dónde pasas más tiempo?
Es que, en realidad es difícil de explicar pero para mí no son varias casas, es una muy grande que, por desgracia, no está junta. Aquí está mi despacho; el de Mario está en otro sitio, nuestro dormitorio en otro, la habitación de invitados, que fue donde se quedó mi madre durante el confinamiento, en otro…. En vez de decidirnos por la opción de coger una casa muy grande y poner todo allí, pues nos hemos ido dividiendo por varias. Pero para mí solo tengo una casa. Todo es una.

Llegaste a pedir a tus fans que no vinieran a saludarte porque se molesta mucho a tus vecinos…
Es que a veces la gente no es consciente. Ahora ya pasa menos, pero cuando teníamos el programa… Lo pedí, por favor, a través de las redes sociales; sé que no todo el mundo tiene Instagram, por supuesto, pero bueno, yo ya lo he dicho.

Ahora tienes una buena posición económica, pero no siempre fue así.
No teníamos dinero, es cierto. Pero es que además no hay que creerse que no puede volver a pasar. A veces, como en el caso de los inicios de Fangoria, teníamos clarísimo lo que queríamos hacer y costase lo que costase, y fue difícil.

¿Cuáles son tus ingresos?
Pues no lo sé. Yo vivo de los conciertos, de vender discos y de hacer televisión y radio. Pero es que eso lo llevo haciendo desde 1982. Llegó el confinamiento y no hubo gira el año pasado; bueno, pues tengo mi radio. Y también Cine de barrio ¿Que se termina Cine de barrio? Pues ya veré. Yo hago cosas muy distintas y así es más fácil sobrevivir cuando de repente el mundo colapsa. Como cuando nos dedicábamos a ser dj en aquella época tan mala que pasamos económicamente e íbamos poniendo música por donde fuera.