«Cayetana Álvarez de Toledo me encanta, me parece una mujer brillante», ha asegurado la joven en su primera entrevista en televisión junto a su madre.


Por primera vez, Ágatha Ruiz de la Prada y su hija, Cósima Rodríguez se han sentado juntas en un plató de televisión. Madre e hija han visitado ‘Sábado deluxe’ y han hablado abiertamente de todo y de todos. La diseñadora y la hija de Pedro J. Ramírez han opinado sin filtros sobre la sexualidad, política y algunos aspectos relacionados con la crónica social. En el encuentro, hemos podido constatar que pese a sus diferencias, están más unidas que nunca.

Ágatha Ruiz de la Prada ha confesado que no lo ha pasado bien durante el confinamiento y durante los primeros días de encierro en casa no dudó en llamar a todos y cada uno de sus amigos. Asimismo, ha desvelado su decepción con Pedro J. por no haber sido capaz de coger el teléfono y preguntarle cómo estaba ante la situación de emergencia sanitaria por la que estaba pasando el país.

Ágatha Ruiz de la Prada se define como una persona rebelde, todo lo contrario que su hija, quien hace hincapié en que es «demasiado buena» y que su madre «tiene su punto de pesada». «Con Tristán (su hijo mayor) no me peleo nunca, ella tiene más carácter. Cósima es como un bebé recién nacido. La separación con Pedro J. me unió más a mis hijos», comenta la diseñadora.

Pelear ante la situación de incertidumbre que atraviesa el país

De la misma forma, la exmujer del que fuera director de ‘El Mundo‘ ha confesado que ha estado muy preocupada por la situación de sus 32 empleados. «En un momento tan difícil como este hay que torear, hay que pelear porque muchas empresas van a cerrar y hay gente que se va a quedar sin trabajo. Cuando comenzó el confinamiento, me asusté por mis fabricantes», revela y confiesa que su hija renunció a su sueldo.

La pandemia ha cambiado la mentalidad de Cósima, quien ha apostado por irse a Londres a estudiar Literatura después de acabar sus prácticas de cocina en París. «Es un momento en el que de cierta manera nos ha sacado de nuestras rutinas y te das cuenta de cosas que quieres hacer, hay que vivir el momento», aseveraba la joven.

La política, un punto de desencuentro

Cuando era pequeña, Cósima quería ser política, relataba Ágatha Ruiz de la Prada. La joven hacía hincapié que se debía a la influencia de su padre y las diversas conversaciones que han tenido sobre política en casa. No quiere etiquetarse y deja claro que no es ni de izquierdas ni de derechas, aunque «como todo joven tengo algún entusiasmo socialista«. Después, la hija del periodista y la diseñadora se declaraba fan de Cayetana Álvarez de Toledo, diputada del PP en Barcelona: «Me encanta, me parece una mujer brillante. Es verdad que se ha radicalizado un poco, pero eso es por el ambiente político que le rodea”.

Hablan abiertamente de sexualidad

Ágatha Ruiz de la Prada ha asegurado que está muy feliz junto a su actual pareja, Luis Gasset y no se atrevía a seguir hablando sobre sexualidad puesto que «nunca hablo de sexo». Por su parte, su hija se mostraba más cauta a la hora de hablar sobre su vida amorosa, aunque reconocía que tenía la mente abierta y que no había que limitarse. «La sexualidad es algo fluido. Cuando confesé que era bisexual no me dijeron nada. Tengo la suerte de haber nacido en una familia muy liberal», desvelaba.

«En la sexualidad nos obsesionamos con ponerle a todo una etiqueta, espero que sea una buena recomendación para todo el mundo. He crecido en una familia de artistas, de excéntricos, de gente liberal… Unos días puedo ser bisexual, otros asexual… Quién sabe, la vida es sorprendente y la sexualidad es algo muy personal, que no debe definirnos como individuos», relataba la joven. Además, desvelaba que tuvo un romance con una de sus compañeras de clase pero no llegó a buen puerto porque se acabó la relación, aunque guarda un buen recuerdo.

La relación con Pedro J. Ramírez, objeto de discusión

La diseñadora de moda se mostraba muy cauta a la hora de hablar de su exmarido debido a que la última vez que habló de él, este le advirtió con demandarle. Sin embargo, su hija se ha deshecho en halagos y ha presumido de su buena relación con su padre y con su actual mujer. «Él es menos cercano porque está muy centrado en su trabajo. Cada vez me llevo mejor con la mujer de mi padre, es maravillosa, hay que conocer a la gente», asevera.