Los reyes Guillermo y Máxima de Holanda han sido descubiertos navegando a bordo de su nuevo yate por las islas de Mikonos y Milos.


Hacía mucho tiempo que no veíamos a los reyes Guillermo y Máxima de los Países Bajos. El último acto público conjunto fue el pasado 17 de julio, cuando posaron con sus tres hijas en los jardines de su residencia, el palacio de Huis ten Bosch, en La Haya, justo para despedirse de su pueblo antes de comenzar sus vacaciones. Las mismas se han alargado más de un mes (salvo con la excepción de un acto oficial, el pasado 15 de agosto, al que acudió el monarca en solitario) y no ha habido noticias de ellos… hasta ahora. Después de llevar más de un mes ‘desaparecidos’, su reaparición nos llega desde un destino idílico y fuera de sus fronteras.

Así como la mayoría de la realeza europea ha decidido quedarse dentro de sus respectivos países para pasar unos días de descanso, como los Reyes de España, sin ir más lejos, Guillermo y Máxima han preferido salir de su entorno habitual y relajarse en Grecia. Además allí poseen una segunda residencia en Doroufi, cerca de Kranidi, en la península del Peloponeso, que adquirieron en 2012. Se desconoce si durante todas estas semanas han estado en alguna otra parte, pero lo que sí está confirmado es su estancia en las islas de Mikonos y Milos. Aunque esta visita era estrictamente confidencial, ya que la Casa Real de los Países Bajos no comunica el paradero del Jefe del Estado durante sus vacaciones, varios testimonios han dado al traste con su secretismo.

Según ha publicado el diario alemán Bild, el pasado fin de semana los Reyes eran descubiertos navegando por los alrededores de Mikonos, donde incluso se les ha fotografiado a ambos en una pequeña lancha, con la reina Máxima sentada delante y muy relajada en biquini, para llegar al nuevo yate del matrimonio. Se llama «Alma» y les ha costado casi dos millones de euros. Se trata de una embarcación ‘modesta’, de 16 metros de eslora y construido en los Países Bajos, que dispone de cuatro camas, zona de barbacoa y baño y capota retráctil, por lo que se le considera «el yate de lujo más pequeño del mundo». En dichas imágenes se aprecia a unos divertidos Guillermo y Máxima, con el rey ayudando a subir a su esposa al yate. El rey pilota él mismo la embarcación, ya que es todo un experto en estas lides.

Durante otra jornada también ha trascendido que navegaron por la zona de Kleftiko, en la isla de Milos. Varios testigos reconocieron a los reyes y no dudaron en pedirles alguna fotografía, a las que estos se prestaron sin problemas. De esta manera, el propietario de una típica taberna posaba junto a la real pareja. Su actitud era afable y discreta, y en principio no estaban acompañados por sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Arianne. Máxima de Holanda lucía un veraniego vestido de rayas de Ulla Johnson.

DISCULPAS PÚBLICAS

Por otro lado, llamaba la atención que en ningún momento llevaban puestas las mascarillas de protección contra el virus, algo que ha levantado polémica y que el propio dueño del restaurante ha reconocido que «fue un error». Los reyes también se han lamentado de lo ocurrido y hoy mismo han pedido disculpas a través de un mensaje personal en Twitter: «A raíz de una foto que ha aparecido en los medios en la que no manteníamos la distancia social necesaria. En la espontaneidad del momento, no prestamos la suficiente atención a eso y, por supuesto, tendríamos que haberlo hecho. El cumplimiento de las normas respecto al coronavirus es esencial en vacaciones para mantener al virus bajo control». Esto recuerda a la disculpa publica que también hizo Mary de Dinamarca hace unos días por no haberse puesto la mascarilla en un acto en un acuario.

Milos es una isla del archipiélago de las Cícladas, en el mar Egeo. Pequeña, volcánica, paradisíaca y menos concurrida que las más populares Mikonos y Santorini. Sin duda, un lugar perfecto para la evasión y el disfrute del estilo de vida mediterráneo, que parece que Guillermo y Máxima podrían haber escogido para saborear una romántica escapada. No se sabe si los reyes han utilizado su verdadero nombre para viajar en estas vacaciones. Es un hecho que en ocasiones anteriores el rey Guillermo se ha inscrito con el apellido Van Buren para participar en alguna competición deportiva ‘de incógnito’. Se espera que en breve los reyes retomarán sus compromisos de agenda, a los que retornarán bien bronceados.