La princesa Sofía de Suecia da a conocer su labor con la ong solidaria Project Playground, mientras sigue tratando de evitar los prejuicios sobre su pasado.


La princesa Sofía de Suecia no para y además su intensa actividad es para ayudar a los demás. Así lo demuestra su último proyecto profesional, que acaba de conocerse. «Estamos emocionados de anunciar que el documental titulado ‘Princesa Sofia -Project Playground’ se emitirá en la televisión sueca». Esta organización solidaria se enfoca al trabajo con niños y jóvenes en diferentes situaciones de vulnerabilidad, tanto en Sudáfrica como en Suecia. La fundó la propia Sofía en 2010 junto a su amiga Frida Vesterberg. Entonces no era princesa, sino Sofia Hellqvist, pero su interés por mejorar el mundo ya era visible.

Este documental sigue precisamente sus pasos con esta ong, con la que ha experimentado de primera mano el impacto positivo de su labor con estos pequeños en zonas desfavorecidas. El documental podrá verse el próximo 3 de septiembre a las 9 de la noche a través de TV4 y TV4 Play.

La conductora del mismo, Renée Nyberg, ha valorado especialmente el compromiso de la princesa con los menores. También hay cierto espacio para hablar en un plano más personal, como reconoce la periodista, quien en varias entrevistas con Sofía asegura que la princesa todavía siente que tiene que lidiar con los prejuicios sobre su pasado. Recordemos que fue modelo y stripper en su juventud.

Sofía de Suecia está demostrando ser una mujer muy polifacética y compasiva. Hace unos meses, en plena pandemia, la esposa de Carlos Felipe de Suecia se apuntó a un curso especial para poder trabajar como enfermera de apoyo en un hospital. Y así lo hizo. Se puso el uniforme azul de los sanitarios y durante varios días colaboró en tareas de información y atención al paciente, además de en la desinfección de material, limpieza o cualquier otra cosa que pudiera ser útil, tal y como llevó a cabo en el hospital Sophiahemmet. Tan satisfactoria resultó la experiencia que el próximo septiembre retomará la bata, eso sí, a tiempo parcial para poder compaginarlo con otros compromisos.

Mientras tanto, Sofía de Suecia apura lo que resta del verano con su familia. Este verano ha sido diferente, pero muy especial. No han salido de su país y, tal y como publican en sus redes sociales, han querido disfrutar con sus dos hijos, Alexander y Gabriel, de cuatro y casi tres años, entre excursiones y actividades por la naturaleza, con las que, de paso, dar a conocer las bellezas de su tierra al mundo.

De pícnic frente a un lago, montando en bicicleta de montaña o simplemente paseando por los jardines de su residencia, Sofía nos ha mostrado una realidad soleada y serena de su entorno, en plena armonía. Y eso que su marido, el príncipe Carlos Felipe, hace escasos días que ha vuelto a competir como piloto de carreras, una actividad que preocupa a Sofía por los peligros que entraña… Pero el amor de la pareja, tras cinco años de matrimonio, se mantiene sólido y casi como de luna de miel.