El rey Carlos Gustavo de Suecia vive un cumpleaños muy diferente, sin su familia ni su pueblo, mientras prosigue su aislamiento con su esposa fuera de Estocolmo.


La Casa Real de Suecia está de celebración. Este 30 de abril el rey Carlos Gustavo cumple 74 años, aunque debido a las circunstancias adversas derivadas de la pandemia, en esta ocasión su aniversario es bien distinto y no puede tener a su familia cerca. La tradición marca que cada año salga al balcón del Palacio Real de Estocolmo para saludar a su pueblo, bien acompañado por su esposa, la reina Silvia, sus hijos, sus yernos y nuera y sus nietos. El año pasado causó baja la menor, la princesa Magdalena, quien reside con su marido y sus tres hijos en Miami (Estados Unidos) y no pudieron viajar para estar con él. Esta vez tampoco ha podido ser… No solo faltaba Magdalena, sino también el resto, pero el monarca ha disfrutado de una fiesta más íntima y recogida, del brazo de su esposa y dando un romántico paseo por el campo.

Los reyes de Suecia han aparecido vestidos de manera informal, con chaquetas de cuadros y acompañados por su perrito. Se encuentran desde hace unas semanas residiendo en el palacio de Stenhammar, en la ciudad de Flen, a las afueras de la capital, donde están pasando el confinamiento. Desde allí le hemos visto realizar tareas de teletrabajo, en las que están embarcados todos los ‘royals’ europeos, dejando a su primogénita, la princesa Victoria, la labor más a pie de calle. Ha sido la heredera y su marido, Daniel Westling, los que han tomado el testigo como miembros más activos de la Familia Real sueca al frente de esta crisis sanitaria, no solo participando en frecuentes llamadas y videoconferencias, sino también visitando algunos hospitales, centros de investigación y organizaciones solidarias.

El rey Carlos Gustavo, al igual que el resto de colegas, también se ha dirigido a la nación para lanzar un mensaje por televisión de ánimo y esperanza. Lo hacía sentado en su despacho del palacio de Stenhammar, el pasado 5 de abril, para decir: «Aunque puede resultar duro, recuerden: no están solos».

Posteriormente, durante la pasada Semana Santa, hicieron públicas las imágenes de los reyes manteniendo una videollamada con sus tres hijos, las parejas de estos y todos sus nietos desde los diversos lugares en los que están residiendo. Las nuevas medidas adoptadas en Suecia han permitido ahora que ese aislamiento estricto se haya relajado un poco, pero no lo suficiente como para que todos hayan podido reunirse de nuevo para este aniversario tan especial para el rey.

 

Carlos Gustavo nació el 30 de abril de 1946, hijo del príncipe heredero Gustavo Adolfo y la princesa Sibylla of Sachsen-Coburg-Gotha. La desgracia le golpeó muy pronto, ya que su padre murió en un accidente de aviación cuando él apenas tenía un año de edad. Su madre fallecería en 1972. Entretanto, el atractivo joven ascendió al trono el 15 de septiembre de 1973, a los 27 años, sucediendo a su abuelo, el rey Gustavo Adolfo VI. Era un rey joven e inquieto, con fama de mujeriego, que al fin sentó la cabeza al conocer a la azafata de vuelo de origen sueco-brasileño Silvia Sommerlath, con la que se casaría el 19 de junio de 1976. Padres de tres hijos y abuelos de siete nietos, los reyes de Suecia hoy están de enhorabuena, no todos juntos en persona, pero seguro que sí gracias a la tecnología que trasciende fronteras.