La reina Margarita de Dinamarca se llevó un buen susto al darse cuenta de que una de las impresionantes perlas que lucía había desaparecido…


La reciente Visita de Estado de la reina Margarita de Dinamarca a Alemania ha sido todo un éxito. A la misma acudió acompañada por su hijo, el príncipe Federico, en calidad de heredero, a quien cada día le da más confianza para asumir sus futuras funciones como monarca. Ambos cumplieron con un abultada agenda, en la que no faltaron las visitas y reuniones habituales y, por supuesto, las cenas de gala. Ahora hemos conocido que en una de ellas se ha producido todo un misterio digno de Agatha Christie.

De tiros largos y con las mejores joyas… La soberana danesa se presentó con sus mejores galas en un banquete de Estado celebrado en su honor en el palacio Bellevue de Berlín, ofrecido por el presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. Margarita, de 81 años, eligió para la ocasión un vestido de encaje en color verde esmeralda, que adornó con uno de sus mejores aderezos de joyas, el llamado Perlepoire, compuesto de una tiara, unos pendientes, un collar y un broche realizados con impresionantes perlas y brillantes.

Casa Real de Dinamarca.

Pues bien, parece ser que más allá de las sonrisas, los discursos y las excelentes relaciones bilaterales entre los países vecinos, por detrás se estaba fraguando un ‘drama real’. Y es que la reina perdió parte de estas joyas. En concreto, una importante pieza del broche que llevaba prendido en su vestido.

Este se compone de un rosetón con una perla redonda en el centro y rodeado de diamantes, del que sale un lazo del que cuelgan cinco perlas con forma de pera de un tamaño considerable. Así se puede comprobar a su llegada al lugar. Sin embargo, unos momentos después, la reina llevaba el broche solo con cuatro perlas.

Gtres.

El misterio estaba servido: ¿qué había pasado con la perla que remata el broche? La Casa Real danesa ha ofrecido una explicación a la revista Billed Bladet, en la que cuentan que una persona del equipo de la reina Margarita se dio cuenta al término de la cena de que le faltaba una perla y así se lo advirtió.

Según dicen, la joya se le cayó sin que ella se diera cuenta. Eso sí, para tranquilidad de todos, también aseguran que la perla se encontró rápidamente y que le fue restituida a su dueña, quien ya se la ha entregado al joyero real de regreso en su país para que la vuelva a colocar en su sitio (y esperemos que con mayor seguridad).

broche reina margarita de dinamarca
Gtres.

El juego Perlepoire se hizo en el siglo XIX para la princesa Luisa de los Países Bajos, que era hija del rey Federico Guillermo III de Prusia. Es propiedad privada de la reina Margarita, y no pertenece a las Joyas de la Corona Danesa, que a diferencia de estas, no pueden salir del país.

Casa Real de Dinamarca.

Del espectacular joyero de la Casa Real danesa, que posee un riquísimo fondo de tiaras y piezas con todo tipo de piedras preciosas, este juego es uno de los preferidos (y más valiosos) de la soberana. De hecho, lo lució en su primera foto oficial como reina de Dinamarca, en 1972, y más recientemente en su retrato oficial con motivo de su 80 cumpleaños.

Casa Real de Dinamarca.