Felipe y Letizia vuelven a trabajar juntos tras unas semanas con la agenda trastocada debido a la situación política en Cataluña. Este mediodía han regresado al Palacio Real para recibir al presidente de Palestina, con quien previamente el Rey había mantenido un encuentro en el Palacio de La Zarzuela. 

Ya en Palacio se les ha unido Letizia, quien ha escogido para la ocasión un conjunto de falda plisada y blusa de seda en color mostaza de cuello alto. Un estilismo totalmente lady, que contrasta con las imágenes que nos dejó su reciente visita a México en solitario. Allí lució varios modelos sin mangas con los que destacaban sus «nuevos» musculados brazos. 

Letizia
Los Reyes, junto al Presidente de Palestina, Mahmoud Abbas.

A la cita también han acudido casi un centenar de invitados, entre ellos el presidente Rajoy y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Justo hace dos semanas los Reyes ejercieron de anfitriones en el mismo lugar con el presidente de Israel, Reuven Rivlin y su esposa. 

La notable diferencia de protocolo respecto a aquel se debe a que España no ha reconocido formalmente a Palestina como un Estado, por lo cual se ha prescindido de la tradicional ceremonia de bienvenida en el Patio de la Armería y no habrá tampoco CEna de Gala en el Palacio Real.

Letizia

Letizia comienza así una semana en la que compartirá con el Rey Felipe otros dos actos oficiales: el miércoles la entrega del Premio de Periodismo Francisco Cerecedo; y el viernes se reunirán con el pleno del Real Patronato de la Biblioteca Nacional de España. 

Letizia
La Reina ha estrenado un conjunto de falda y blusa en tonos azul marino y mostaza.

A falta de alguna sorpresa, serán actividades menos «vistosas» de las que nos dejó su viaje a México, donde, además de participar en un importante foro mundial contra el cáncer, también pudo relajarse y divertirse al ritmo de la música del cantante Taboo, con quien hizo una suerte de baile, muy muy tímido, durante la cena de gala. 

Letizia
Letizia, muy sonriente posando ante los medios.