El emir de Catar está en España y eso ha causado un gran revuelo. Los Reyes Felipe Letizia le han dado la bienvenida esta mañana en una ceremonia oficial con honores celebrada en el Palacio Real, en la que no solo se ha reparado en el jeque Tamim bin Hamad Al Thani. Con él viajaba su esposa, la jequesa Jawaher Bint Hamad bin Suhaim Al Thani. ¿Pero quién es esta mujer?

Robert Smith.
Robert Smith.

En su país los derechos de la mujer no son prioritarios y por eso mismo llama más la atención que ella tenga una presencia activa. Aunque tampoco es la primera de su rango en gozar de visibilidad. Sin ir más lejos, su suegra, la jequesa Mozah bint Nasser Al-Missned, es una personalidad legendaria por su belleza, elegancia y por su preparación. También por sus habituales turbantes.

Durante años ha sido Mozah la que ha abierto el camino representando a la mujer árabe más moderna. A España vino de visita en 2011 y conquistó a todo el mundo. Su esposo, el anterior emir, decidió abdicar en 2013 en su hijo (el cuarto de los 27 que tiene) y una nueva ‘primera dama’ entró en juego.

Sin embargo, no ha sido hasta hoy mismo cuando la jequesa Jawaher ha hecho su debut internacional. A pesar de que han pasado casi diez años desde que su esposo subió al poder, este es el primer viaje de Estado que el mandatario realiza al extranjero. Y el emir de Catar ha elegido España.

Robert Smith.
Robert Smith.

La jequesa tiene 38 años y es la primera de sus tres esposas. De hecho, ella es prima segunda del emir (41), siguiendo una arraigada costumbre de entroncar linajes. Su padre (antiguo ministro de Estado del país) es el jeque Hamad bin Suhaim Al Thani, y es tío de su marido.

La pareja se casó en 2005 y tiene cuatro hijos, dos féminas y dos varones: Almayassa, Hamad, Aisha y Jassim. El emir contrajo otros dos matrimonios posteriormente: en 2009 con Anoud bint Mana Al Hajri, con la que ha tenido otros tres hijos; y en 2014 con Noora bint Hathal Al Dosari, madre de su último hijo.

Robert Smith.
Robert Smith.

Por ser la primera y principal esposa, es a ella a quien le toca acompañar a su esposo en las grandes citas. Pese a eso, la jequesa de Catar es una consorte más bien discreta. Al contrario que a su suegra, a ella parece preocuparle menos su apariencia, aunque la cuide y a la vista está, pero suele escoger la tradicional abaya como vestimenta, cubierta por entero.

En esta ocasión, durante su primera aparición en Madrid, nos ha dejado estupefactos luciendo un conjunto con pantalones de lentejuelas y abrigo de Chanel, todo en blanco, junto a un bolsito de Hermès y joyas de diamantes y perlas. Por cierto, su residencia oficial se llama el Palacio de la Perla. El pelo suelto, ondulado y además sin velo.

Robert Smith.
Robert Smith.

La jequesa de Catar también tiene un papel público y ha optado por ayudar desde su privilegiada posición, sobre todo centrándose en temas de educación. Está licenciada en Administración de Empresas y es patrona de la Fundación Hima y patrona del Proyecto «El Pájaro de Mi País».

También le interesa la promoción del deporte y ha dado nombre a un torneo de fútbol femenino. No hay que olvidar que su esposo es el dueño del equipo francés del Paris Saint-Germain y que Catar va a acoger el próximo Mundial de Fútbol.

Robert Smith.
Robert Smith.

La jequesa ha recibido a otros altos dignatarios en Catar y ha sido la perfecta anfitriona para primeras damas como las esposas del presidente de Ucrania y del presidente de Brasil, quienes quedaron encantadas con su hospitalidad.

Durante esta visita ha estado muy arropada por los Reyes y, en especial, por la Reina Letizia. De consorte a consorte. Se las ha visto charlar relajadamente y hasta han coincidido en el tono blanco de su ropa.

Robert Smith.
Robert Smith.

El emir y su esposa han comido con Sus Majestades en el palacio de La Zarzuela y esta noche han puesto el broche de oro a la jornada asistiendo a una cena de gala en el Palacio Real.

Robert Smith.
Robert Smith.

Había mucha expectación sobre esta jequesa tan especial y no ha defraudado: vestida con un diseño negro con capa de Louis Vuitton y otro bolso de Hermès. Su bautismo internacional ha sido un éxito.