Europa Press.

El tierno gesto de la Reina Letizia: no se quiere separar de sus ‘niñas’

La Reina Letizia demuestra su instinto de protección con sus hijas, Leonor y Sofía, durante el último plan familiar en Mallorca.

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía se están haciendo mayores. Aunque, como en la mayoría de los casos, para sus padres siempre seguirán siendo sus «niñas». Que sus padres sean los Reyes no lo hace diferente. Y así lo hemos podido comprobar durante la última salida pública de la Familia Real para cerrar sus vacaciones en Mallorca.

Gtres.

Los Reyes y sus hijas salieron anoche a cenar por Palma. Eligieron el nuevo restaurante de Martín Berasategui en la isla, El Txoco de Martín, situado cerca del paseo marítimo. Hace pocas semanas, el chef recibía precisamente de manos de los monarcas la Medalla al Mérito en las Bellas Artes. El hecho es que debían tener muchas ganas de probar sus especialidades y no dudaron en reservar para disfrutar de la gastronomía en la que, con toda probabilidad, era su última noche en Mallorca.

A su salida del local, ya de noche, Don Felipe y Doña Letizia aprovecharon para dar un breve paseo con sus hijas por los alrededores, ante la curiosa mirada del resto de personas que transitaban por allí o que estaban sentadas en las terrazas tomando algo. Al darse cuenta de que había varios medios para dejar constancia de esta nueva aparición, los cuatro saludaron a las cámaras y se pararon un instante para ser retratados.

Gtres.

Ahí fuimos testigos de un gesto de lo más tierno por parte de la Reina Letizia. Y es que iba caminando de la mano de la Princesa Leonor. Su hija mayor tiene 15 años (cumplirá 16 el próximo 31 de octubre), pero no puede evitar, casi como un acto reflejo, el tomarla de la mano como cuando era más pequeña y necesitaba la guía de sus mayores. Un gesto instintivo y de protección que todos los padres expresan hacia sus hijos, tengan la edad que tengan.

Gtres.

Para el posado Letizia y Leonor se soltaron y se pusieron en una actitud más ‘profesional’. Ya cuando se marchaban, la Reina volvió a hacer gala de este instinto de cariño, pero esta vez con la Infanta Sofía. En lugar de cogerle la mano, a su hija menor (14) la agarró del brazo. Siempre destacamos que si el Rey Felipe suele ‘hacer equipo’ con su heredera, la Reina se inclina más hacia la pequeña. Cuestión de compensar.

Gtres.

En unos días la Princesa Leonor pondrá rumbo a Gales para estudiar en un internado. Eso hace que la Familia Real esté saboreando de una manera si cabe más especial estas vacaciones. Son las ‘últimas’ antes de la marcha de la heredera, y ante la inevitable separación, aunque sea temporal, surgen inevitables sentimientos agridulces. Leonor crece, abandona el nido familiar, se escapa… Pero no tanto. Siempre tendrá la mano de sus padres.