Los Reyes han empezado la semana entablando conversaciones con dos organizaciones diferentes para conocer cómo le está afectando el Covid-19


Están siendo unos días complicados para todos. Incluso para los Reyes Felipe y Letizia. Desde que dieran por finalizada su agenda oficial de actos debido a la crisis sanitaria a causa del coronavirus, no han dejado de mover sus hilos y de trabajar de manera exhaustiva para lograr ganar esta batalla que ha paralizado a todo el país y parte del mundo. Los Reyes han comenzado la semana siguiendo con el teletrabajo y han añadido a su agenda con varias videoconferencias más. Y es que no hay día que Felipe y Letizia muestren su preocupación por lo que está ocurriendo, además de trabajar de manera ininterrumpida para conseguir lo necesario para conseguir superar esta crisis.

La primera en trabajar esta mañana ha sido la Reina Letizia

Este lunes en la mañana, los Reyes se han interesado por el trabajo de dos entidades sociales para hacer frente a las consecuencias del Covid-19. Primero, ha sido la Reina Letizia quien se ha puesto manos a la obra y en su despacho, que conocimos la pasada semana, ha mantenido una conversación con los responsables de Aldeas Infantiles SOS España. Letizia ha querido conocer de primera mano el impacto de la epidemia en el colectivo de niños, niñas y jóvenes en situación de vulneralidad que atienda la mencionada organización. Doña Letizia ha mantenido una conversación directa con el presidente y CEO de Aldeas Infantiles, Pedro Puig Pérez; con la directora de Infancia, Juventud y Familias, María del Mar Líndez, y con el director del centro de esta ONG en El Escorial, Mario Ramos Mallén.

La Reina Letizia ha podido saber el trabajo que está teniendo Aldeas Infantiles SOS para intentar mitigar los daños causados por esta pandemia. La organización ha puesto en marcha diferentes planes que pretenden garantizar el acompañamiento continuado y el bienestar físico y emocional de los miles de niños, niñas, jóvenes y familias que atiende diariamente a través de sus programas en las actuales y difíciles circunstancias. No solamente eso, Doña Letizia también ha podido conocer que ha creado un servicio de atención psicológica telemática para sus profesionales, destinado a cuidar la salud mental de los trabajan en primera línea con los niños y familias más necesitados, en un momento tan complicado.

Los Reyes han mantenido conversación con Project Home Balears

Posteriormente, Letizia ya se ha reunido con el Rey Felipe en el despacho de este (que tantas polémicas también ha protagonizado en los últimos días) y han mantenido una videollamada con Project Home Balears, una organización dedicada a prevenir, atender y dar respuesta a los problemas generados por las adicciones en la sociedad balear. En esta reunión han entablado conversación con el presidente, Tomeu Catalá, el presidente ejecutivo, Jesús Mullor, y una usuaria de Project Jove. Los Reyes han conocido de primera mano el trabajo de esta organización, que atiende a las personas afectadas por adicciones mediante la investigación y el desarrollo de programas de prevención y terapia, aunando la intervención individualizada y grupal para ofrecer una alternativa eficaz y adaptada a las personas afectadas y a su entorno familiar, para conseguir su autonomía, crecimiento personal y una adecuada integración sociolaboral.

Tras esta reunión, más entrada la mañana también han mantenido otra reunión con los responsables del sector hotelero en España para conocer las consecuencias del cierre de hoteles y alojamientos turísticos para combatir la epidemia de COVID-19. Don Felipe y doña Letizia han conversado con el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y de la Asociación Hoteleres y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (ASHOTEL), Jorge Marichal, y con Ramón Estalella Halffter, secretario general de CEHAT, quienes han subrayado el impacto negativo en el sector de esta situación. También han expresado su preocupación por su futuro, ya que temen que muchas regiones españolas sufrirán la pérdida casi completa de la temporada turística estival.