Los Reyes se han reunido esta vez con los responsables de Carrefour para conocer su estrategia de cara a la crisis del coronavirus y ver cómo pueden ayudar a quien más sufre con esta crisis


Los Reyes Felipe y Letizia han continuado sus contactos con el sector de la distribución en España, este martes, con una videoconferencia con responsables de Carrefour y de la Fundación Solidaridad Carrefour, muy activa durante la pandemia del coronavirus con donaciones a bancos de alimentos y al Hospital Ifema de emergencias. Todos ellos les han explicado el impacto de la crisis en el ámbito del comercio, los cambios que han tenido que acometer para abrir sus centros y cómo prevén que será el comportamiento de los consumidores tras COVID-19.

Esta conversación se inscribe en el contexto de los contactos que se han mantenido los Reyes con superficies de distribución alimentaria – Mercadona– , y la visita a Mercamadrid, así como con el sector de la fabricación y comercio de alimentos. En esta ocasión la llamada ha sido con Carrefour, el segundo hipermercado en España, con más de 54.000 trabajadores.

En la actualidad, Carrefour tiene el objetivo de liderar una transición alimentaria hacia productos más sanos y una alimentación de más calidad, sostenible y respetuosa con el medioambiente. Para ello, la compañía está apostando por la comercialización de productos con certificación ecológica (a través de la marca Carrefour BIO) y productos frescos con origen en España, reforzando sus controles internos de calidad y aplicando los principios medioambientales y sociales del Pacto Mundial de Naciones Unidas (Global Impact).

¿De qué han hablado los Reyes con Carrefour?

En la conversación con los Reyes ha estado presente también la Fundación Solidaridad Carrefour, que apoya especialmente proyectos en beneficio de la infancia con discapacidad o en riesgo de exclusión social, ayuda a las personas en situación de desventaja social e interviene en situaciones de emergencia en España. Igualmente, de la mano de la Dirección de Talento, promueve la integración laboral de las personas con discapacidad o en situación de desventaja social y fomenta la participación de los colaboradores de Carrefour España en las diferentes iniciativas sociales.

Los responsables de Carrefour han explicado el plan de medidas para garantizar que sus instalaciones sean un espacio seguro, tanto para empleados como para clientes, con controles de aforo en entrada y sección de frescos, señalización, megafonía y cartelería de distancia de seguridad a lo largo de toda la tienda; apertura de cajas de cobro alternas y con mamparas de protección; gel desinfectante en toda la tienda; desinfección de cestas, carros e instalaciones tres veces al día en hipermercados; cuarentena a prendas de probador y devoluciones de cliente; cierre de los espacios de entretenimiento infantil; recomendación de pago sin contacto con la aplicación Mi Carrefour o tarjeta de crédito; desinfección de activos y mercancía en pedidos de servicio a domicilio; contacto cero en reposición de mercancía en almacén y lineales; horario de atención preferente, cajas de cobro prioritarias, y prioridad en pedidos por internet para personas mayores, discapacidad, embarazadas, movilidad reducida, enfermos y personal sanitario.

Ahora, Carrefour está realizando un análisis de los ejes que pueden marcar el comportamiento de los clientes en el corto y medio plazo. Desde el punto de vista del consumidor, consideran que será más digital en todos los ámbitos de su vida cotidiana. Comprará más en internet, se formará más con cursos digitales, y también aumentarán sus formas y tiempo de ocio en la red. Será un consumidor más hogareño y ahorrador, que asumirá hábitos más saludables y adquirirá más producto nacional.

Respecto al comercio, en Carrefour estiman que tendrá que adaptarse rápidamente para ganarse la confianza del consumidor, especialmente en lo referente a garantizarle una compra segura en términos de seguridad sanitaria e higiene. En este nuevo contexto, Carrefour pretende garantizar a sus clientes una compra segura frente a la pandemia, rediseñando la experiencia de compra en su formato comercial de hipermercado y subrayando las ventajas de poder tener “todo bajo el mismo techo” en un solo desplazamiento. Acelerará su paso a un servicio omnicomprensivo, con un impulso de la oferta en comercio electrónico de alimentación.

Los responsables de esta compañía han destacado a Don Felipe y Doña Letizia que su objetivo es seguir apostando por España con un plan de expansión de sus tiendas de proximidad Express, Market y Supeco, en la que el modelo de franquicia generará autoempleo y emprendimiento. Con una política de RSC que acompañará a sus clientes en la transición ecológica y alimentaria, reafirmando su apoyo a la recuperación nacional de pequeñas y medianas empresas.

En lo que se refiere al entorno laboral, el objetivo de Carrefour es lograr una mayor flexibilidad laboral y una capacitación más polivalente que facilite su adaptación a entornos laborales y funciones cambiantes. Se potenciará el teletrabajo parcial como forma de mejorar productividad y conciliación, y las grandes sedes pasaran a desdoblarse en nodos descentralizados de centros de negocios colaborativos. Se estandarizará la formación competencial impartida en remoto, combinada con la técnica presencial. Se revalorizará el capital humano como el activo principal de toda compañía, y cobrará más importancia la reputación corporativa para fidelizar por sentido de pertenencia.