La presidenta de la Comunidad de Madrid se salta el protocolo en un curioso (¿e inconveniente?) momento con el Rey Felipe. ¿Demasiado cercana?


Los Reyes Felipe y Letizia han acudido hoy a la localidad madrileña de Alcalá de Henares para celebrar el Día Internacional del Libro en un acto del Instituto Cervantes. Hasta ahí todo correcto. Sus Majestades han llegado a la sede mientras sonaban «Vivas» en boca de muchas de las personas congregadas fuera. Iban acompañados por las autoridades competentes, entre ellos el ministro de Cultura y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Todos han posado a las puertas de la institución como mandan los cánones. A continuación se han dirigido al interior para presidir la ceremonia. Es en ese instante cuando hemos sido testigos de un momento de lo más curioso…

Robert Smith.

Isabel Díaz Ayuso caminaba justo por detrás de los Reyes, cuando en un segundo ha colocado su mano derecha sobre la cintura de Don Felipe. Ante este inesperado contacto físico, tan ajeno a a las costumbres, el monarca no ha podido más que girarse para ver qué pasaba. Ahí se ha dado cuenta de que era la presidenta madrileña la que, con su leve tocamiento, parecía querer indicarle algo.

Mujer joven y relajada, ahora mismo además en plena campaña electoral, Isabel Díaz Ayuso parece haberse dejado llevar por su propia espontaneidad sin tener en cuenta otras cuestiones como mantener la distancia social e incluso saltarse el protocolo institucional. A todo esto, la Reina Letizia no ha sido consciente de la situación. No ha pasado de ahí, aunque no deja de resultar llamativo al denotar una confianza excesiva en un acto público.

LA EXPLICACIÓN OFICIAL

Ante la repercusión, el equipo del PP ha ofrecido una explicación: «La presidenta, al ver que se le echaba encima y la iba a pisar, le avisó que estaba allí. La foto recoge el momento en que él ya estaba girándose, no extrañándose de que le toquen». Y su conversación fue la siguiente: «Perdone, presidenta», se disculpó el monarca. «Nada, señor», contestó la presidenta.

Robert Smith.

Una vez dentro, los Reyes, con el ministro y la presidenta autonómica sentados a ambos lados, han asistido a la ceremonia oficial en un patio de la sede del Instituto Cervantes. Los Reyes han escuchado un fragmento de la obra ‘El perro del hortelano’ de Lope de Vega en boca de dos actores de la joven Compañía Nacional de Teatro Clásico. También José Sacristán ha leído un cuento de Miguel Delibes (‘El pueblo en la cara’) y un poema de Antonio Machado (‘Don Francisco Giner de los Ríos’).

Casa de S.M. el Rey.

Los Reyes han visitado posteriormente la exposición ‘Los libros de Jesús Munárriz’. Al final del recorrido, Felipe y Letizia han descubierto una placa conmemorativa del 30º aniversario del Instituto Cervantes, que por cierto ya celebró en Madrid su primogénita, la Princesa Leonor, en el que ha sido su debut oficial en solitario. A continuación, más fotos de la secuencia entre el Rey y la presidenta.