La Reina Sofía ya ha hecho su primera aparición en Mallorca. Se sabe que llegó a la isla balear el pasado 10 de abril, pero no fue hasta anoche cuando se dejó ver en público. Y fue por una buena causa para asistir, como cada año, al concierto benéfico a favor de Proyecto Hombre. A su lado, como siempre, su hermana pequeña, la princesa Irene de Grecia.

La madre del Rey Felipe llegó a la cita luciendo un aspecto muy juvenil, como nos tiene acostumbrados en los últimos tiempos. Parece haberle encontrado el gusto a los pantalones y ahora apenas se los quita. En su fórmula de estilo ha ido un paso más allá optando no solo por chaquetas estampadas y coloridas, sino también por prendas tan originales como la que sacó para esta velada musical: nada menos que un kimono.

reina sofia
Gtres.

Doña Sofía, de 83 años, saludó a los presentes y a los medios, mostrándonos también sus numerosas joyas, entre las que no faltaban un collar de perlas de dos vueltas y sus habituales ojos de la suerte griegos. En sus manos brillaban un buen número de anillos. Ella es, sin duda, la reina de las mezclas.

Sin embargo, lo más llamativo de su atuendo era precisamente su kimono, confeccionado con una tela en blanco y negro y que cerraba con otro detalle muy personal: un broche de libélula. Una vez más, la soberana volvió a demostrar que con los años se ha vuelto mucho más atrevida ¡y eso nos encanta!

reina sofia
Gtres.

La Reina Sofía afronta ahora unos días de vacaciones en Mallorca, la isla que se ha convertido en su refugio perfecto, a la que se escapa en cuanto puede y no solo en verano. Allí disfruta de la calma, los paisajes y las reuniones con algunos de sus mejores amigos, entre ellos el matrimonio del doctor Fruchaud y Tatiana Radziwill.

Además suele aprovechar su estancia para ponerse al día de otros de los proyectos que más le interesan, como los del medioambiente y el cuidado a los animales. Todos recordamos cuando soltó en el mar a una tortuga gigante recuperada en un centro local.

reina sofia
Gtres.

Por otro lado, parece que de momento la Reina emérita no espera más visitas en el palacio de Marivent. Los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, en principio no tienen previsto desplazarse hasta la isla. Tampoco para asistir a la Misa de Pascua del Domingo de Resurrección, el próximo 17 de abril, una cita que antes era obligada para la Familia Real y a la que no han podido ir en los dos últimos años a causa de la pandemia.

Desde la Casa Real no confirman este punto y en la catedral palmesana parece que tampoco tienen un dispositivo especial a tal efecto. Pese a todo, en la isla todavía esperan que se produzca la sorpresa, ya que estarían encantados de volver a recibir a la Familia Real, a la que no ven de cerca desde el pasado verano.