Tanto la infanta Cristina como Iñaki Urdangarin están en puntos diferentes del mapa, pero muy pronto se reencontrarán.


La infanta Cristina al igual que otros miembros de la familia real están cuidando al máximo sus movimientos. Son conscientes de que la prensa tiene los ojos puestos en ellos y que cada vez que cambien de planes esto será publicado en diferentes medios de comunicación. Quizás por ello la hija del Rey Juan Carlos no tiene ninguna prisa en dejar su lugar de residencia en Ginebra, donde continúa trabajando. Si bien Iñaki Urdangarin ha estado preparando al máximo la casa de vacaciones en Bidart, donde muy pronto se reencontrarán, desde hace semanas están separados. No comparten tiempo y espacio, pero eso cambiará muy pronto, ya que están deseando verse y disfrutar el uno junto al otro. El que fuera duque de Palma ahora está Vitoria con sus quehaceres diarios, al igual que la infanta Cristina, aunque sea a cientos de kilómetros.

Foto: Gtres

La infanta Elena, por su parte, deseaba reunirse con su padre en Dubai, pero el hecho de que haya trascendido su intención ha derrumbado sus planes como si de un castillo de naipes se tratara. Prefiere esperar para viajar para verle, pues sabe que su periplo por Emiratos Árabes de nuevo copará titulares. En su momento las dos hermanas se vacunaron precisamente en uno de estos viajes, a pesar de que en España su turno todavía no había llegado, lo que provocó que muchos se pusieran en su contra. Entonces, se excusaron con que de ese modo tenían luz verde para visitar a su padre fuera de España, un argumento que no convenció a la mayor parte de la población. Ahora prefieren no hacer demasiado ruido mediático y apuestan por quedarse en el mismo punto del mapa para no estar en el foco de atención.

Quien tampoco ha podido evitar convertirse en el centro de atención es la reina Letizia tras la muerte de su abuela, Menchu Álvarez del Valle. La locutora falleció esta semana, tal y como te avanzamos en primicia en SEMANA, un duro varapalo que ha dejado destrozados a los suyos. Entre ellos a la Reina, que ha preferido no acudir a su último adiós para según ha dicho su círculo «no desviar la atención». Joaquín Prat se pronunció sobre su ausencia y es que ha llamado mucho la atención ante todos debido a la relación tan especial que tenían abuela y nieta. No todos lo han comprendido, sin embargo, ella prefiere permanecer ajena a las críticas y considera que su decisión fue la acertada.

Está a punto de cumplirse un año de la marcha del Rey Juan Carlos, quien abandonó España y lo reveló a través de un comunicado tras numerosos escándalos. El continuo goteo de informaciones comprometidas le hizo despedirse de su país y asentarse a miles de kilómetros.