El rey emérito ha acudido hasta el domicilio de la Infanta Pilar para dar el último adiós a su hermana, acompañada de sus hijas, la Infanta Cristina y Elena


La Familia Real española está viviendo uno de los momentos más complicados tras el fallecimiento de la Infanta Pilar a los 83 años después de tras perder la batalla contra el cáncer de colon que padecía desde hacía un año. Este mismo jueves 9 de enero ha habido una misa a las 12.30 horas en el domicilio familiar de Puerta del Hierro, para dar el último adiós a la hermana de Rey Juan Carlos antes de que sea incinerada.

Como estaba previsto han acudido familiares. Don Juan Carlos llegaba en un coche conducido por un chófer, donde lo veíamos con rostro serio. En otro coche, pero casi al mismo tiempo, llegaban también sus hijas, las Infantas Cristina y Elena, que llegaban en el mismo coche.