Fergie y su hija menor, Eugenia de York, se han puesto manos a la obra y han donado dulces y material de limpieza a un hospital de Londres.


La realeza se ha puesto en marcha uniéndose a la inmensa ola de solidaridad de los ciudadanos en la batalla contra el coronavirus. Y cada uno a su manera está contribuyendo desde su posición a ayudar a todos aquellos que están luchando en la primera línea de la pandemia. Si los miembros senior no paran de mantener contactos y realizar videoconferencias, otros eligen acciones más directas e inmediatas. Sarah Ferguson y su hija menor, Eugenia de York, por ejemplo. Ambas han sorprendido estos días presentándose en el hospital Hammersmith de Londres cargadas de comida para el personal sanitario.

La exesposa del príncipe Andrés de Inglaterra y la princesa se pusieron manos a la obra para paliar de alguna medida las grandes necesidades en los centros médicos. Todo surgió en colaboración con el empresario Hermann Buehlbecker, director ejecutivo de Lambertz Group, quien lo cuenta así en su Instagram: «Hace unos días Fergie, duquesa de York, y su hija recibieron un enorme envío de pastas Lambertz, alrededor de 100 kilos, en el Royal Lodge. Estaba destinado a los médicos y al personal de los hospitales londinenses, que actualmente están trabajando por encima de sus límites. La duquesa nos llamó para hablar sobre esto y nos mandó las fotos cuando llegó el cargamento».

El Royal Lodge es otro palacete situado a unos 5 kilómetros del Castillo de Windsor. La última vez que ganó notoriedad fue porque fue allí donde la princesa Eugenia y su entonces prometido, Jack Brooksbank, celebraron la recepción previa a su boda, que tendría lugar el 12 de octubre de 2019. Ser trata de una mansión del siglo XIX que fue residencia oficial de la Reina Madre, madre de la reina Isabel, hasta su muerte, en 2002, y posteriormente ha sido el hogar de los duques de York y sus hijas. Ahí continúan viviendo el príncipe Andrés y Fergie como cordiales divorciados.

La propia Sarah agradecía el envío al empresario alemán reposteando una foto mientras recibía la carga. A continuación, decidieron hacer entrega de estos deliciosos productos, acompañados también de geles desinfectantes. Fergie, su hija y su yerno acudieron hasta en dos ocasiones al mencionado hospital para hacerlo efectivo en persona. La duquesa de York está decidida a poner su granito de arena en esta crisis sanitaria y está apoyando como una más con diversas acciones.

LA BODA EN EL AIRE DE LA PRINCESA BEATRIZ

Estos valores se los ha transmitido también a sus hijas, y es la pequeña, que acaba de cumplir 30 años, la que más la está acompañando. En los últimos tiempos se ha especulado con que la joven podría estar esperando su primer hijo, pero a falta de confirmación oficial, en estas fotos tampoco se aprecia un posible embarazo.

Recordemos que la hija mayor de Fergie, la princesa Beatriz, tiene otro quebradero de cabeza en estos momentos. Su boda con el empresario Edoardo Mapelli está programada para el próximo 29 de mayo en Londres, pero la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus podría echarla al traste. Ya hay voces que indican que deberían posponerla para evitar riesgos, pero parece que está costando mucho tomar esta decisión. Mientras tanto, el patriarca de la familia, el príncipe Andrés, apuntado en un delito de tráfico sexual, se mantiene en silencio y ausente.