La reina Isabel de Inglaterra no podrá acudir a esta importante ceremonia a causa de sus problemas de movilidad.


Siguen llegando noticias relacionadas con la  reina Isabel de Inglaterra y sus continuas bajas de los eventos más importantes del año, que nunca hasta ahora se había perdido. La última se ha conocido hoy y ha entristecido a muchos: la soberana, de 96 años, no acudirá a la solemne ceremonia de apertura del Parlamente británico, a la que nunca ha faltado en 59 años. Un hecho que vuelve a desatar la preocupación por su delicada salud.

Gtres.

Desde el palacio de Buckingham se han confirmado los peores pronósticos: los problemas de movilidad de Isabel II le impedirán trasladarse hasta la sede parlamentaria situada en el centro de Londres y cumplir con todo el protocolo establecido, aunque este en gran parte tenga lugar con la monarca sentada en un regio trono. El consejo médico ha indicado que es mejor que no asista.

Gtres.

Ya lo aseguraba ella misma durante una de sus últimas audiencias en el Castillo de Windsor: «No me puedo mover», le decía con su característico humor a su invitado, mientras se quedaba parada en su sitio sosteniendo un bastón. Por cierto, desde que la reina sacó por primera vez este apoyo, el pasado octubre, todos los ojos se han posado doblemente sobre ella.

Gtres.

En su lugar serán su heredero, el príncipe Carlos, acompañado por el príncipe Guillermo, los que presidan tan importante evento. Ya en la edición de 2021 su primogénito estuvo a su lado y juntos protagonizaron la entrada caminando juntos, con el príncipe de Gales prestando caballerosamente su mano a su anciana madre.

Gtres.

Este año será el príncipe Carlos el que lea el tradicional discurso en nombre de la soberana en la Cámara de los Lores. Parece que la monarca no ha delegado más funciones que esta. Sin embargo, el sillón del trono quedará vacío y el heredero ocupará su asiento habitual junto a su esposa, Camilla de Cornualles, quien también asistirá a la cita. Guillermo se sentará en el lado opuesto.

Gtres.

Aunque ha trascendido que se habían planteado utilizar una discreta silla de ruedas como alternativa, parece que al final han acabado por descartarla. Durante su largo reinado de 70 años, la reina Isabel solo ha faltado a esta cita en otras dos ocasiones, en 1959 y en 1963, durante sus dos últimos embarazos.

Royal UK.

Hace unos días también se daba a conocer que la reina Isabel no estará presente en las habituales fiestas de verano en los jardines del palacio de Buckingham, donde otros miembros de la familia Windsor tratarán de llenar su vacío.

Pese a todo, la soberana continúa cumpliendo con compromisos de agenda más ligeros y siempre desde el castillo de Windsor, declarada ya su nueva residencia oficial. Audiencias presenciales o virtuales, algunas reuniones… La reina no para, pero sí que lógicamente ha tenido que bajar el ritmo cuando se aproxima a los 100 años.