La Reina Isabel II celebra 94 años. Un gran motivo de celebración, sin duda. Cada día se acerca más al centenario de vida y lleva ya 68 años de reinado. Sin embargo, ésta será una celebración agridulce: le pilla confinada en Windsor por culpa del coronavirus y, para más inri, la institución a la que representa atraviesa una de las peores crisis de su historia.

Y es que el último año no ha traído más que contratiempos a la vida de la soberana. El suyo ha sido un ‘annus horribilis‘ en toda regla: los escándalos que se han sucedido en el clan Windsor han abierto una enorme brecha en el seno de la corona inglesa. Todo ello sumado al histórico cisma que supone el Brexit han creado el caldo de cultivo perfecto para originar una crisis sin precedentes en Buckingham.

El polémico accidente de su marido, el dique de Edimburgo

Isabel II Duque de Edimburgo

El primero de sus disgustos más recientes tuvo lugar en enero de 2019. Su marido, el duque de Edimburgo, a punto de cumplir 99 años, conducía su vehículo en las inmediaciones de su residencia en Sandringham cuando tuvo un accidente al chocar contra otro coche. En él viajaban dos mujeres, de 45 y 28 años, y un bebé de nueve meses. Afortunadamente ninguno sufrió heridas de gravedad, pero el incidente pudo haber ido a mayores. Y la ciudadanía británica puso el grito en el cielo al descubrir que el marido de la Reina casi pone en riesgo la vida de tres personas por culpa de su imprudencia.

Al consorte no le quedó más remedio que pedir disculpas públicamente a las ocupantes del vehículo que colisionó. «Me gustaría que supieran cuánto lamento mi participación en el accidente en la encrucijada de Babingley. El sol brillaba sobre la carretera principal. En condiciones normales, no tendría ninguna dificultad en ver el tráfico que viene de la dirección de Dersingham, pero solo puedo imaginar que no vi venir el coche y estoy muy arrepentido. Me sentí muy afectado después del accidente, pero también aliviado, ya que ninguno de ustedes resultó gravemente herido», explicó en un sentido comunicado.

¿Utilizada con marioneta de Boris Johnson?

reina isabel

Otro de los disgustos que se ha llevado la Reina en los últimos meses ha tenido que ver con el giro político que ha dado su país tras el ‘Brexit’. Según la prensa británica, Isabel fue burdamente utilizada por el Primer Ministro, Boris Johnson para cerrar el Parlamento. El que fuera Alcalde de Londres decidió suspender la actividad de las Cámaras parlamentarias en septiembre de 2019 durante 5 semanas, un periodo excepcionalmente largo. Antes de hacerlo, Johnson tuvo que pedir permiso a la jefa de Estado, quien aconsejada por él, dio su aprobación. Los analistas políticos del Reino Unido aseguran que la soberana fue manipulada por Johnson, quien la disuadió con mentiras y arducias. Aquella decisión puso en jaque al conservador, acusado de hacer trampas y de mentir, pero también dejó en evidencia a la Reina. Apoyar al político en su decisión de suspender el Parlamento se vio como una muestra de debilidad y de falta de autoridad por parte de la cabeza de familia de la Familia Real británica.