En una decisión sin precedentes, el príncipe Andrés de Inglaterra, tercero de los cuatro hijos de la reina Isabel, ha ofrecido una entrevista en la BBC para aclarar su relación con el caso de escándalo sexual del millonario Jeffrey Epstein, quien se suicidó el pasado agosto en la cárcel mientras esperaba el juicio por el que se le acusaba de múltiples delitos de abusos a menores durante años. El príncipe y el empresario estadounidense eran buenos amigos desde hacía 20 años, llegándose a alojar en varias ocasiones en alguna de las mansiones, aunque se desconocía hasta dónde alcanzaba esta amistad. Tras estallar la polémica y muchos rumores, Andrés se ha visto en la necesidad de hablar y defenderse en cierto modo de las acusaciones… pero ha sido peor el remedio que la enfermedad.

11Su primera entrevista

El duque de York ofrecía una entrevista a la cadena pública británica, que emitió el pasado sábado un especial del programa Newsnight, presentado por Emily Maitlis. Era la primera vez que hablaba ante un medio de comunicación tras todas las críticas hacia su persona por su relación con el condenado pedófilo. Lo único que había hecho anteriormente fue emitir un comunicado en el que negaba haber «visto, sido testigo o sospechado de tal comportamiento por parte de Epstein. Ya dije que fue un error verle después de que saliera de la cárcel en 2010 y solo puedo reiterar que lo lamento y que estaba equivocado al pensar que le conocía y evidentemente no era una persona real».

10Una amistad peligrosa de 20 años

Andrés conoció a Jeffrey Epstein a través de una compañera de estudios de Oxford en 1999. En 2006, cuando saltó el primer caso de abusos sexuales a una menor por parte del financiero, el príncipe no rompió su amistad con él, e incluso le invitó al 18 cumpleaños de su hija Beatriz en el castillo de Windsor. «De verdad que no estaba al tanto de lo que estaba ocurriendo en Estados Unidos cuando se cursó la invitación», respondió. Epstein fue arrestado 8 días después de la fiesta. Y añadió que cesó su contacto con él a partir de ser consciente de la investigación. Y que no volvió a hablar con él hasta 2010, fecha en la que fueron fotografiados dando un paseo por Central Park, después de que el magnate saliera de prisión.

9«No tenía ni idea de que usaba a las chicas para el tráfico sexual»

Andrés se quedó en la casa de este en Nueva York, porque le resultaba un lugar «conveniente», y allí incluso asistió a una fiesta para celebrar la libertad de Epstein. Con la perspectiva del tiempo, afirmó, «fue un error». Parece ser que el príncipe deseaba terminar ahí su amistad, «por mi tendencia a ser demasiado honorable, pero así es». También quiso dejar claro que «yo no tenía ni idea de que utilizaba a las chicas para el tráfico sexual. Nunca nadie me lo dijo».

8Su acusadora

La implicación del duque de York en este turbio asunto vino hace unos meses de la mano de Virginia Giuffre (Roberts, de soltera), quien aseguró ante las cámaras de NBC News que el príncipe fue «un abusador y participó» de las actividades del financiero cuando ella era una adolescente de 17 años. Añadía que Epstein, quien la habría ‘reclutado’ con 15 años, la empujó a mantener relaciones sexuales a cambio de dinero con hombres poderosos de su círculo, incluyendo a Andrés, con este al menos en tres ocasiones. El primero de ellos habría sido en marzo de 2001, en la casa de una supuesta madame en Londres. «Siempre lo va a negar, pero él sabe la verdad y yo sé la verdad», se reafirmó Virgina, ahora con 36 años.

7El príncipe Andrés niega conocer a la joven

Una foto en la que ambos posan juntos, con Andrés rodeándola por la cintura, es la única ‘prueba’ de esta conexión. Pero en la entrevista Andrés negó que mantuviera dichos encuentros sexuales, insistiendo en que no recordaba ni siquiera conocer a la joven ni haberse hecho esa fotografía, llegando a dudar de su veracidad.

6Contradicciones

En su momento Virginia contó que en uno de esos encuentros Andrés le ofreció una bebida alcohólica en el club Tramp’s, a lo que él replicó: «No sé dónde está el bar en Tramp’s. Yo no bebo y no creo que nunca haya comprado una bebida en ese local cuando he estado allí». Pese a esto, existen numerosos testimonios gráficos del príncipe entrando y saliendo de ese nightclub entre 1983 y 1990.

5Negó haber mantenido tres encuentros sexuales con Virginia

Virginia señaló que el segundo encuentro fue en la mansión de Epstein en Manhattan, donde se vio al príncipe, allá por 2010, despidiendo a una joven a las puertas. Andrés describió dicha residencia como «una estación de tren. La gente entraba y salía, pero no sé quiénes eran. El tercer encuentro habría sucedido en la residencia del magnate en su isla privada, Little Saint James, con motivo del 18 cumpleaños de Virginia, junto a otras siete u ocho chicas muy jóvenes y que no hablaban inglés. Una orgía que se apunta en un email de Virginia revelado recientemente.

4Reveló que sufre una rara enfermedad

Este dato él lo eludió asegurando que sufre de una «rara enfermedad», después de haber estado como soldado en la Guerra de las Malvinas, que le impide sudar: «Yo no sudo, así que ella miente», dijo ante el estupor de la periodista.

3Dudó de las intenciones de la joven

Durante esta entrevista televisada, Andrés acusó directamente a Virginia de mentirosa: «No estoy en la posición de saber lo que está intentando conseguir, pero puedo decirte categóricamente que no recuerdo haberla conocido. No recuerdo haberme hecho ninguna fotografía y he dicho firme y frecuentemente que nunca hemos mantenido ningún contacto sexual».

2El apoyo de su madre, la reina 

A raíz de saltar el escándalo, el palacio de Buckingham ya emitió un comunicado en el que le exculpaba: «El duque de York está horrorizado por las informaciones sobre los supuestos delitos cometidos por Jeffrey Epstein. Su Alteza Real deplora la explotación de cualquier ser humano y la insinuación de que podría perdonar, participar o animar semejante comportamiento es aborrecible». El hecho de que el príncipe Andrés concediera esta entrevista en las dependencias del palacio también habla del apoyo manifiesto de la familia Windsor, o al menos de su cabeza, la reina Isabel. Hace solo unos días se les veía a todos juntos presidiendo el festival por el Día del Recuerdo.

El más incondicional, el de su exmujer

Y a eso hay que sumarle el de su exesposa, Sarah Ferguson, quien se pronunció tras la emisión del programa a través de un largo escrito en su Instagram: «Es tan raro conocer personas que sean capaces de hablar desde el corazón con honestidad y pura verdad, que permanecen firmes y fuertes en sus creencias. Andrés es un verdadero caballero y estoicamente firme no solo hacia su deber sino también a su amabilidad y bondad para ver siempre lo mejor en las personas. Le apoyo profundamente y me siento orgullosa de este gigante de principios, que se atreve a poner su hombre al viento y a alzarse con su sentido del honor y la verdad».

1«Somos el mejor ejemplo de paternidad conjunta»

Para concluir: «Durante muchos años ha cumplido con sus obligaciones hacia Gran Bretaña y la Monarquía. Es hora de apoyarle a él ahora, y que es un placer para mí estar con él en cada paso del camino. Siempre hemos caminado juntos, él por mí y yo por él. Somos el mejor ejemplo de paternidad conjunta, con nuestras dos hijas, y vuelvo a mis tres Cs: Comunicar, Compromiso y Compasión».