Pippa Middleton fue la otra gran protagonista en la boda real de Guillermo y Kate hace diez años. Una dama de honor que marcaba silueta perfecta y enamoró al mundo.


El 29 de abril de 2011 hubo otra gran protagonista en la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton. Y no fue la novia, sino su hermana pequeña. Pippa. Un sobrenombre curioso y chic para la élite británica que a partir de ese día entraría a formar parte de la leyenda. Y todo porque, seamos sinceros, llevaba un vestido que le sentaba estupendamente.

Sí, ella era la dama de honor de la novia, la que le ayudaba a portar la larga cola del traje de Sarah Burton para Alexander McQueen. Pero la joven caminaba con tal gracia tras la hermana, con su silueta sutilmente marcada por un diseño de línea sirena de la misma firma, que casi acaba ‘robando el show’.

Gtres.

¿UN SUEÑO IMPOSIBLE?

Pippa sonreía con dulzura en todo momento, guiando con suave mano al cortejo infantil compuesto de cuatro niñas y dos niños. El príncipe Harry, hermano menor del novio, ejercía de padrino en la ceremonia. De entre los ‘secundarios’ del enlace, ellos dos acaparaban todas las miradas. Al verlos enfilar juntos hacia el altar siguiendo a los novios, cada uno en su papel, casi codo con codo, muchos soñaron con el cuento de hadas completo. Que Harry y Pippa se fijaran el uno en el otro, que entre los concuñados surgiera ese algo más y estuviéramos presenciando el inicio de otra preciosa historia de amor. ¡Dos hermanas para dos hermanos!

De edades cercanas, Harry y Pippa se movían en círculos parecidos, se llevaban bien, eran guapos y simpáticos, ¿por qué no? Pero aquel romance, por mucho que lo deseáramos, no cuajó y ni siquiera sucedió, ya lo sabemos…

Gtres.

Después de un par de romances, la hermana de Kate Middleton se casó con James Matthews, un millonario financiero londinense, a quien había conocido en 2012. Su boda, celebrada el 20 de mayo de 2019, no sería tan espectacular como la de los duques de Cambridge, pero sí muy glamourosa. Ella lucía ideal de encaje con un diseño del británico Giles Deacon. El príncipe Harry había contraído matrimonio justo un año antes, el 19 de mayo de 2018, con la actriz estadounidense Meghan Markle.

Gtres.

Hoy Pippa Middleton, de 37 años, está casi ‘desaparecida’. Ha apostado por una vida más discreta tras la explosión mediática que le supuso la boda real y ya es madre de dos niños: Arthur, de dos años y medio, y Grace, nacida el pasado 15 de marzo. Son los primos de los príncipes George, Charlotte y Louis, los retoños que llegaron tras esta boda de relumbrón. Pippa sigue haciendo mucho ejercicio, montando en bici por la ciudad y manteniendo a raya esa silueta que le hizo famosa. Podría ponerse sin problemas aquel vestido de dama de honor. Y con Harry, pues nada…