Camilla Parker-Bowles ha querido tomarse unos días de descanso para conocer mundo y atesorar nuevos buenos recuerdos, haciendo las maletas para descubrir los encantos de la India. Sin embargo, no todos los recuerdos serán buenos, pues se ha llevado uno de los peores sustos de su vida. Conocido es el miedo de la reina consorte de los británicos por las alturas y es que siente auténtico pánico al avión, aunque sea un medio de transporte que utiliza con asiduidad en sus desplazamientos junto a su marido, el rey Carlos III de Inglaterra. Una vez más, ha dejado a un lado sus miedos y se ha montado en un avión para pasar diez días de relax en un exclusivo centro de belleza y cuidado personal, pero el regreso ha sido accidentado y ha echado por tierra las buenas energías que la reina consorte había atesorado.

Camilla Parker Bowles India avión
Foto: Gtres

Han sido momentos convulsos para los británicos tras la muerte de la reina Isabel II de Inglaterra, la sucesión de su hijo Carlos en el trono, la polémica salida del poder de Boris Jonhson, a la que siguió la de su sucesora Liz Truss a los 44 días de tomar posesión del cargo, ahora en manos de Rishi Sunak. Tiempos muy ajetreados que Camilla Parker-Bowles ha querido dejar aparcados durante unos días y dejarse seducir por la cultura exótica de la India en un retiro holístico en un exclusivo centro en el que ya había estado en anteriores ocasiones cuando quería desconectar del mundo, incluso en compañía de su esposo.

Pero la vuelta a Londres desde la India ha sido accidentada, tal y como se han hecho eco numerosos medios británicos. Un desagradable imprevisto ha sucedido mientras Camilla Parker-Bowles, su corte de ayudantes y su equipo de seguridad viajaban en avión, concretamente un Boeing 777 de British Airways. La nave impactó con un ave cuando se dirigía a la capital británica para aterrizar en el aeropuerto de Healthrow, lo que provocó “daños masivos” en la aeronave, localizándose en la parte frontal de la misma.

Camilla Parker Bowles India avión
Foto: Gtres

Desde el Palacio de Buckingham se han evitado hacer declaraciones sobre el suceso. El susto que se debió de llevar Camilla Parker-Bowles durante el vuelo fue mayúsculo, más teniendo en cuenta su aprensión por los aviones, que muchas veces le ha hecho quedarse en tierra y renunciar a realizar viajes con su marido por no encontrarse con la valentía de subir a la nave. Aun así, desde la compañía British Airways sí que han querido dar explicaciones sobre lo sucedido, informando de que “el avión aterrizó de manera segura y los pasajeros pudieron desembarcar con total normalidad”.

Con ello, se entiende que también la esposa del rey Carlos III también está bien, aunque seguramente con los nervios a flor de piel por el susto que se ha llevado cuando regresaba de un centro al que acudió a encontrar paz, entre otros tratamientos de belleza y salud que van desde el yoga o terapias holísticas hasta la homeopatía y otras técnicas tradicionales.