La duquesa de Sussex hace públicas ahora unas fotos visitando un centro para animales en Londres, poco antes de anunciar el Megxit y 'huir' a Canadá.


Nueva aparición ‘pública’ de Meghan Markle tras su espantada de la realeza. Puede que ni ella ni el príncipe Harry tengan ya una agenda oficial representando a la monarquía británica, pero eso no significa que se retiren del mundanal ruido. Es decir, que están buscando una fórmula satisfactoria en la que cumplir con sus deseos de mejorar el mundo y su necesidad de una mayor privacidad alejada de los focos.

La duquesa de Sussex representa mejor que nadie lo que ahora mismo son las intenciones de la pareja. Su primera acción tras el comunicado final de la reina Isabel, en el que les apartaba del todo de la primera línea, fue acudir a un centro de acogida de mujeres en Vancouver. Después su marido aterrizaba al fin en Canadá y al fin podían reunirse después de diez días sin verse. Ahora tenemos otra imagen oficiosa de Meghan. Esta en la que visita el centro de acogida y adopción para animales abandonados Mayhew, en su sede en Londres. ¿Eso quiere decir que la duquesa regresó a Reino Unido para ello? No.

El ‘truco’ está en que acaban de colgar las fotos, pero se refieren a que la visita se hizo «recientemente» y la cuenta oficial de los duques en Instagram indica que fue «a principios de este mes». Es decir, cuando Harry y Meghan volvieron a la capital británica tras su vacaciones de Navidad en Canadá y, supuestamente, antes de lanzar la bomba de su retirada, el pasado 8 de enero.

Así lo contaba dicha organización: «Estamos encantados de ver a nuestra patrona, la duquesa de Sussex, durante una reciente visita privada donde le pusimos al día sobre nuestro avance y los proyectos venideros para este año. También le mostramos nuestra nueva residencia canina y conoció a unos cuantos animales de los que hemos estado cuidando».

Hace justo un año la veíamos visitando este mismo centro, pero en su sede en Londres. Entonces estaba embarazada de su primer hijo. Hay que recordar que Harry y Meghan han podido conservar todos sus patronazgos y asociaciones (la única ‘concesión’ de la soberana), eso sí, siempre a título privado y no en nombre de Isabel II. La labor filantrópica es el principal objetivo laboral de los duques, si bien está por ver cómo podrán conciliarla con la obtención de beneficios económicos.