Todos los miembros de la Familia Real británica están muy concienciados con la crisis global del coronavirus. Una enfermedad que afecta ya al Príncipe Carlos de Inglaterra -que ha dado positivo- y que mantiene a todo el clan Windsor más pendiente que nunca del avance del virus dentro de sus fronteras. Por este motivo, el Príncipe Guillermo y Kate Middleton han hecho partícipes a sus tres hijos de los aplausos masivos a los profesionales de la sanidad del Reino Unido.

Los hijos de los duques de Cambrige aplauden a los sanitarios del Reino Unido

«A todos los médicos, enfermeras, cuidadores, doctores de cabecera, farmacéuticos, voluntarios y otro personal del Servicio Nacional de Salud (NHS) que trabajan incansablemente para ayudar a los afectados por COVID-19″. Con este mensaje, los duques de Cambridge han rendido su particular homenaje a quienes trabajan desde hospitales y centros sanitarios para ayudar a los enfermos y frenar el avance de la enfermedad.
Junto a sus palabras, publicadas en su cuenta oficial de Instagram, el matrimonio ha compartido un video en el que se ve cómo sus tres pequeños, George, Charlotte y Louis dedican un efusivo aplauso. Los niños, grabados en el jardín de su residencia en Londres.
Con este gesto, el hijo mayor del Hederero al Trono de Inglaterra y su esposa han querido enviar un mensaje de solidaridad a quienes arriesgan su propia vida por frenar la propagación de la pandemia.
No cabe duda de que la gravedad de la crisis del COVID-19 está marcando un antes y un después en nuestra sociedad. Los cambios afectan también a los miembros de las casas reales europeas, que se ven obligados a actuar con rapidez para estar cerca de sus súbditos. Casi todos los monarcas se han dirigido ya a la ciudadanía a través de discursos televisados, sus redes sociales y comunicados oficiales.
El pasado 19 de marzo, la Reina Isabel II mandaba un mensaje al pueblo británico. En él alentaba a mantener la calma y apelaba a que «personas y comunidades» se unan «para trabajar como uno solo». Son tiempos difíciles, y los ‘royals’ deben estar a la altura de la circunstancia. Un matiz que la soberana de Inglaterra no pasó por alto en su comunicado. «Podéis estar seguros de que mi familia y yo estamos listos para hacer nuestra parte», subrayaba.
Por su parte, Carlos, guarda cuarentena aislado en el castillo de Balmoral, en Escocia, alejado del principal foco del virus en su tierra. Poco después de hacerse el test en Aberdeenshire, cerca de su refugio al Norte del país, Clarence House confirmaba la noticia. «El Príncipe de Gales ha dado positivo por Coronavirus. Ha estado mostrando síntomas leves, pero por lo demás sigue con buena salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días como de costumbre», decía el anuncio. A sus 71 años, el Príncipe pertenece a los grupos de mayor riesgo, por lo que permanece en Balmoral alejado de su madre.
La reina, a sus 93 años, se encuentra en Londres. Eso sí, respetando todos los protocolos de seguridad para evitar un contagio. Hasta la fecha, Buckingham no ha confirmado si la soberana se ha sometido o no al test.

Alberto de Mónaco, positivo en coronavirus

Un Jefe de Estado que sí ha dado positivo es Alberto de Mónaco. A sus 62 años se ha convertido en una víctima más del coronavirus. El Príncipe ha contado en primera persona cómo empezó a notar los primeros síntomas. «Los primeros síntomas aparecieron en la noche del domingo a lunes 15 de marzo, es decir, hace ya más de una semana. No tuve los resultados de mi test hasta el miércoles, pero yo dudaba porque tenía síntomas que comenzaban a ser evidentes. Yo no he sufrido la pérdida del gusto ni del olfato. Al principio era como un frío que llegaba, la tos no me vino de primeras. Después, vimos que tenía un poco de fiebre, pero eso son síntomas bastantes ligeros. Entonces rápidamente me prescribieron el confinamiento en casa».

Felipe VI ha visitado el hospital de campaña de IFEMA

El aplauso de los pequeños se produce unas horas después de que en nuestro país haya tenido lugar otra importante acción por parte de los Reyes. Esta mañana, Felipe VI visitaba por sorpresa (no estaba programada su asistencia) las instalaciones de IFEMA, en Madrid, donde se ha montado un hospital de campaña con 5.500 camas. Ha sido la primera vez que veíamos al Rey con mascarilla y guantes de látex.