Los duques de Cambridge reaparecieron tras el funeral de Felipe de Edimburgo. Kate Middleton, de luto y espléndida con un abrigo italiano.


Su presencia en el funeral del duque de Edimburgo fue una de las más alabadas. Kate Middleton, sin duda, demostró su elegancia y saber estar en uno de los momentos más sensibles de la familia Windsor. Entonces cautivó con un abrigo con lazada de Roland Mouret y un tocado con los que ha conquistado al mundo. Cuatro días después reaparecía junto al príncipe Guillermo para visitar una base aérea de cadetes de la RAF. Un acto que también sirvió para rendir tributo al querido abuelo, que ejerció como comandante de la fuerza aérea durante 63 años. Los duques de Cambridge acudieron a la cita vistiendo de negro en señal de luto.

Gtres.Kate Middleton volvió a captar las miradas por su atuendo: un abrigo de línea evasé con doble botonadura dorada que firmaba Dolce&Gabbana. El pelo suelto, en un tono más cobrizo, y poco más. Los zapatos de tacón cómodo cuadrado de Tods y la cartera de Mulberry. La duquesa volvió a coronarse por su naturalidad y perfección sin estridencias.

La duquesa de Cambridge se subió a uno de los simuladores aéreos de la base y pudo ‘pilotar’. Hay que recordar que Kate tomó el testigo de su abuelo político en 2015 del patronazgo de los cadetes, siendo desde entonces la Comandante Aérea Honoraria.

Royal UK,

La pareja está cumpliendo con un periodo de luto oficial decretado por la reina Isabel tras la muerte de su marido. Este tocará a su fin el viernes 23 de abril. Mientras tanto, la familia ha puesto en suspenso su agenda oficial, o solo ha cumplido con actos acordes al momento de duelo. También la hija de la monarca, la princesa Ana, acudía ayer a visitar varios hospitales, fiel al espíritu de servicio que le han inculcado sus padres.

Royal UK.

Ayer mismo la soberana rompía su silencio tras la pérdida de su esposo, coincidiendo con su 95 cumpleaños, para agradecer las innumerables muestras de cariño recibidas desde todo el mundo. La reina, que continúa en el castillo de Windsor, aseguraba sentirse «conmovida» en este periodo de «enorme tristeza». Ayer celebró su aniversario en la intimidad rodeada de sus familiares más íntimos. Su nieto el príncipe Harry se marchó a Los Ángeles el día anterior, por lo que no pudo acompañarla en una fecha tan especial.