Ya es oficial: la millonaria reforma de la casa de Harry y Meghan que han pagado los contribuyentes

Hace alrededor de un año que los Harry y Meghan decidieron no vivir en el complejo palaciego de Kensington en Londres, como habían anunciado al principio, y cambiar su residencia oficial al campo, en concreto a Frogmore Cottage, en Windsor. Sin embargo, necesitaba reacondicionarse a las necesidades modernas de la familia y por eso iniciaron unas obras de reforma que finalizaron, al cabo de seis meses, el pasado abril. El coste acaba de hacerse oficial… y no ha gustado nada a los contribuyentes.

7El hogar de la familia Sussex

Según se ha publicado en las cuentas oficiales de la Casa Real británica, la reforma del nuevo hogar de los duques de Sussex ha costado 2,4 millones de libras, es decir, alrededor de 2,7 millones de euros, que han salido directamente de las arcas del dinero público. En concreto del Sovereign Grant, el fondo real, que cubre los gastos de las actividades oficiales de la reina Isabel y su familia. Otra parte del coste lo pagó privadamente la pareja, si bien gastos relativos a mobiliario y otros accesorios de la casa.

6La modernización de una residencia del siglo XIX

La residencia campestre, que data de principios del siglo XIX y está ubicada muy cerca del castillo de Windsor, donde Harry y Meghan contrajeron matrimonio el 19 de mayo de 2018, ha sufrido una completa transformación: de cinco casas separadas ha vuelto a ser a ser una sola vivienda. La mayor parte del dinero se ha destinado a remplazar techos y suelos de madera en mal estado, renovar el sistema eléctrico y las instalaciones de gas y agua, y actualizar el sistema de calefacción de acuerdo con los estándares medioambientales de nuestra época. Las obras en el interior están completadas casi al cien por cien, no así en el exterior, todavía en curso, como el repintado de la fachada.

5Continúan las obras en el exterior

Fue la propia reina Isabel, abuela del príncipe Harry, quien dio esta residencia a su nieto. Frogmore Cottage se encuentra dentro del recinto palaciego de Frogmore House, una de las numerosas residencias reales británicas. De hecho, hay una parte pública y los jardines se abren a las visitas durante tres días al año. El gasto de la reforma de la residencia ha formado parte de los 43 millones de libras invertidos en el mantenimiento de las distintas propiedades reales en uso, entre ellas el propio palacio de Buckingham, residencia oficial de Isabel II.

4Archie Harrison, el primer hijo de Harry y Meghan

3

Los duques de Sussex se instalaron en Frogmore Cottage en el mes de abril, tras el fin de la reforma, y justo antes del nacimiento de su primer hijo. Archie Harrison Mountbatten-Windsor vendría al mundo en un hospital de Londres el pasado 6 de mayo, aunque la intención inicial de la madre había sido dar a luz precisamente en esta casa, lo que finalmente no pudo ser para evitar complicaciones en el parto.

2Su última imagen

Desde su presentación en sociedad ante el mundo, tres días después de nacer, no hemos vuelto a ver en persona al pequeño. Su última imagen es esta, colgada en la cuenta oficial de Instagram de los duques de Sussex, con motivo del Día del Padre en Reino Unido, que se celebra el 16 de junio. Tras la mano de Harry se entreveía su manita y una bonita mirada del bebé… El próximo mes de julio será bautizado y podremos comprobar cómo ha crecido.

1Una vida ‘sencilla’ en el campo

Archie Harrison es el séptimo en la línea de sucesión al Trono británico, pero sus padres desean que crezca rodeado del ambiente más natural posible. Su cambio de planes al mudarse de la ciudad al campo forma parte de estas intenciones. Harry y Meghan son unos firmes defensores de la naturaleza y el estilo de vida sencillo y sin complicaciones, aunque muchos británicos critican que haya sido necesario gastar tanto en conseguirlo.