La preocupación por el estado de salud de la Reina Isabel es más que evidente. Varios miembros de su familia han viajado a Escocia para reunirse con ella y seguir de cerca su evolución, de hecho, Carlos de Inglaterra se encuentra ya en Balmoral. No es el único, prueba de ello, que Meghan Markle y el príncipe Harry hayan cancelado el acto que tenían previsto para este jueves en Londres, donde iba a tener lugar una entrega de premios de una fundación contra enfermedades infantiles. Otros como Andrés de York o Eduardo de Wessex también se han desplazado hasta allí, al igual que el príncipe Guillermo, quien se encuentra de camino.

Meghan Markle reaparición
© Gtres.

Quien no ha acudido, al menos todavía, es Kate Middleton, que se ha quedado con sus hijos en su residencia. Eso no quita que tanto ella como el resto de la familia estén pendientes de todo lo que sucede en el Castillo de Balmoral, donde se encuentra la monarca y donde permanece bajo supervisión médica, según se ha revelado. Todos quieren estar cerca de ella, dando igual los compromisos o los viajes que tuvieran que cancelar in extremis, algo que sin duda deja ver la gravedad del asunto. Al igual que también es llamativo el hecho de que se haya emitido un preocupante comunicado sobre su estado, dado que desde el Palacio de Buckingham no suelen hacerlo, a no ser que la situación sea grave como es este caso.

En esta ocasión el entorno de Isabel II ha dejado de lado los enfrentamientos, incluidos los duques de Sussex. Sin embargo, el único que ha viajado hasta Balmoral es Harry. Meghan Markle se ha quedado en Londres. Un traslado urgente que han hecho en avión junto a otros miembros de su familia y que refleja que tanto ellos como el resto de familiares tienen un nudo en la garganta por el derrotero que está tomando la salud de la Reina. Tienen miedo a perderla y han viajado a la residencia de verano de doña Isabel para saber de primera mano todos las noticias que están dando los médicos sobre su salud, de la cual no pierden detalle.

Reina Isabel
Gtres.

Cabe señalar que la primera ministra de Reino Unido, Lis Truss, ha compartido un mensaje con el que se entrevé que una posible mejoría no está sobre la mesa. «Todo el país estará profundamente preocupado por las noticias del Palacio de Buckingham a la hora del almuerzo. Mis pensamientos, y los pensamientos de las personas en todo el Reino Unido, están con Su Majestad la Reina y su familia en este momento», ha dicho.