El príncipe Guillermo y Kate Middleton se preparan para celebrar sus diez años de matrimonio. Pero antes nos dejan un ‘aperitivo’ durante su divertida visita a una granja y a un proyecto social.


El 29 de abril el príncipe Guillermo de InglaterraKate Middleton celebran su décimo aniversario de boda. Una década en la que han sido padres de tres hijos y han logrado formar un sólido ‘equipo’ de trabajo en la primera línea de la realeza. Cada día es un nuevo examen para ellos y su última aparición pública es un buen ejemplo de ello. Porque pese a la reciente pérdida de su abuelo, el duque de Edimburgo, los duques de Cambridge han dado un paso al frente y han retomado sus compromisos con la mejor de sus sonrisas. Unos gestos que precisamente siguen hablando de complicidad y amor en el más profundo sentido de la palabra. Ya sea en palacios o en una granja, como es el caso, Guillermo y Kate ¡están in love!

A punto de celebrar este aniversario tan especial, los duques de Cambridge han disfrutado de una jornada campestre en el condado de Durham. Primero visitaron una granja con solera, llevada por la quinta generación de una misma familia, donde se interesaron por los procesos de la agricultura y ganadería que realizan de manera sostenible. No faltaron sus contactos con las ovejitas y hasta un singular paseo en un tractor de última generación.

Gtres.

Kate Middleton, con vaqueros, botas altas, chaquetón verde y un coqueto jersey de punto con greca, demuestra cómo saber vestir en todas las ocasiones, ya sea en las galas con tiara o más casual en el campo. Es más, tanto ella como su marido adoran la vida rural y suelen pasar mucho tiempo en su residencia de Norfolk. Las miradas que la pareja se dedicó durante este día hablan por sí solas, de paseo o sentados en unas pacas de alfalfa. Los dos se divierten juntos, se ríen, comentan las cosas con complicidad…

Kensington Royal.

La jornada no terminó ahí. Después se desplazaron hasta el Cheesy Waffles Project, que apoya a jóvenes con necesidades especiales, que es una de las organizaciones que los duques apoyan a través del fondo benéfico creado con ocasión de su boda en 2011. Una vez más Guillermo y Kate hicieron gala de su cercanía y humanidad. Incluso se animaron a hacer varios tiros con los palos de golf, provocando las carcajadas del la duquesa. Puede que los Windsor no estén atravesando su momento más feliz, pero a esto se le llama profesionalidad.