El príncipe Harry se ha olvidado de su padre, el príncipe Carlos, deliberadamente en un homenaje a su madre realizado en conjunto con Meghan Markle. Para muchos, esto ejemplifica el distanciamiento entre padre e hijo, que no solo es geográfico


Los duques de Sussex se están acostumbrando ya a que cada uno de los pasos que se deciden a dar vengan acompañados de grandes dosis de polémica. El príncipe Harry y Meghan Markle siguen en el ojo del huracán después de que decidieran dejar de formar parte de la Familia Real británica para emprender un camino en solitario y así rentabilizar su propia imagen de manera privada y sin rendir cuentas con nadie. Un paso que han dado y que les ha separado de Buckingham, no solo a nivel institucional, sino también en la vertiente más familiar del asunto. Sin embargo, el príncipe Harry ha querido establecer aún más distancia con sus seres queridos, como si marcharse a vivir al otro lado del charco, concretamente a Los Ángeles, no fuese suficiente distancia.

Lo ha hecho dejando en el olvido a su padre, el príncipe Carlos, quien no se encuentra en sus pensamientos cuando se dispone a redactar la significativa carta de Año Nuevo que ahora corona en la página web de su fundación, Archewell.com. ¿A qué viene este desaire? La prensa británica está que arde y desde el palacio parece que no han acogido de buena gana esta decisión, aunque no pueden inmiscuirse como así se establece en el acuerdo que ambas partes firmaron para romper lazos y marcar su ruta a seguir.

El príncipe Harry y Meghan Markle han querido rendir un sentido homenaje a sus respectivas madres, la princesa Diana de Gales y Doria Ragland. Para ello, no solo se han valido de dos preciosas imágenes de su infancia fundidas en negro y que muestran momentos de inocente diversión, sino también un escrito sobreimpresionado sobre estas instantáneas, en las que muestran todo su cariño hacia las mujeres que les dieron la vida. Hasta ahí todo correcto, pero la deliberada manera en la que se ha obviado al príncipe Carlos y a Thomas Markle no ha pasado desapercibido y ha sido motivo de análisis en diversos medios británicos.

“Soy el hijo de mi madre y soy la madre de nuestro hijo. Juntos te traemos Archewell. Creemos en lo mejor de la humanidad, porque hemos visto lo mejor de la humanidad. Hemos experimentado compasión y bondad, de nuestras madres y extraños por igual. Frente al miedo, la lucha y el dolor, puede ser fácil perder esto de vista. Juntos, podemos elegir el coraje, la sanación y la conexión. Juntos podemos optar por poner la compasión en acción. Te invitamos a unirte a nosotros mientras trabajamos para construir un mundo mejor. Un acto de compasión a la vez”, reza el escrito redactado por el príncipe Harry y Meghan Markle para dar a conocer la obra de su fundación, inspirado en el espíritu de lucha y superación de sus madres. Pero, ¿qué sucede con sus padres? ¿No sienten el mismo orgullo por ellos? La evidente respuesta a esta pregunta ha desatado la polémica, otra vez.

Foto: Gtres

No hay mención alguna al príncipe Carlos, ni tampoco a Thomas Markle. Se sabe de la distante relación de Meghan Markle con su padre, después de que vendiese hasta lo más mínimo de su hija para ganarse un hueco en los medios y amasar fortuna a costa del cariño de su hija. Lo que no era tan evidente es el enfriamiento del trato entre el príncipe Harry y su progenitor, heredero al trono británico que su hijo ha dejado de representar por decisión propia, con grandes dosis de escándalo. ¿Están distanciados? Los expertos en la materia así lo aseguran y mantienen que es extraño que no haya ni una sola mención al príncipe Carlos en toda la web de la fundación que los duques de Sussex han levantado para “utilizar el poder de la narración y abrazar nuestra humanidad compartida y nuestro deber con la verdad a través de un foco compasivo”.

El objetivo de la pareja es ayudar a los niños más desfavorecidos y el mejor reclamo posible es Diana de Gales, ahora también Doria Ragland, pero ¿qué pasa con sus maridos? Según el experto Phil Dampier, es estratégico este uso de la imagen de Lady Di, así como que mantiene su teoría de que esta utilización no es bien vista por parte del príncipe Guillermo: “No creo que se alegre si Harry parece explotar el estatus icónico de su madre”. Además, este experto en realeza también tiene claro cómo debe sentirse el padre de Harry: “No sé cuál es la relación de Harry con su padre en estos momentos, pero estoy seguro de que Carlos está muy triste por ver tan poco a su hijo y, por supuesto, a su nieto Archie, que está creciendo en Estados Unidos lejos de la familia real”, sentencia.