El príncipe Harry y Meghan Markle continúan ‘desaparecidos’ desde que soltaron la bomba de su retirada de la realeza británica. Desde que la reina Isabel dio su visto bueno con las condiciones principales del ‘divorcio’ y él voló de regreso a Canadá junto a su esposa y su hijo, apenas se les ha visto en público. Incluso advirtieron con tomar medidas legales contra los fotógrafos apostados a las puertas de su residencia en Victoria, cerca de Vancouver. Mientras tanto, el resto del mundo sigue hablando sobre ellos.

Una de las voces más autorizadas es Tina Brown, una prestigiosa periodista británica, autora del libro best-seller The Diana Chronicles (2007) sobre los ‘royals’ británicos. Precisamente por su trayectoria fue reconocida con la Orden del Imperio Británico por la soberana en el año 2000. También ella, cómo no, ha comentado la polémica sobre el Megxit en una amplia entrevista concedida al diario New York Times.

En la misma asegura que actualmente está escribiendo la continuación de aquella obra sobre los Windsor: «»Llegué a un acuerdo para hacerle en verano, antes de toda esta locura. Lo voy a titular ‘Los papeles de palacio’. Trata sobre lo que ha ocurrido tras la muerte de Diana. Y resulta que es mucho».

-Hay matices emocionales en la psicología del príncipe Harry que usted puede distinguir como conocedora de los entresijos de la Familia Real británica?

Creo que las profundas heridas causadas por la muerte de su madre nunca se han curado. Y la percepción de su papel como segundo hijo, el hecho de que él amaba su carrera militar pero tuvo que dejarla y no tenía otro propósito… Todo eso vino junto e hizo de él un hombre muy infeliz.

La periodista añade que «hay un deseo de que la familia haga algo difícil, que es preservar su mística y prestigio mientras son royals en Instagram. Creo que el príncipe Carlos está manejando estas crisis. La expulsión del príncipe Andrés y el Megxit demuestran que está preparado para ser rey. Ha estado a la altura del momento. Ha sido muy decisivo en el asunto de Andrés, diciendo: ‘Se tiene que ir’. Y sobre Harry caminando sobre la fina línea de ser un padre que se preocupa de la salud mental de su hijo y alguien que comprende que la monarquía debe autopreservarse».

Sobre el futuro de la monarquía británica cuando desaparezca la reina Isabel, su auténtico bastión, Tina Brown concluye: «Pienso que habrá una enorme crisis de identidad nacional cuando muera. El pueblo está tan cansado de la inestabilidad que si la monarquía se derrumba, eso será masivamente perturbador».