El duque de Edimburgo ha recibido por fin el alta hospitalaria después de haber tenido que ser intervenido de corazón y tras un mes de ingreso.


El duque de Edimburgo  ha recibido la mejor de las noticias. Y es que acaba de recibir el alta hospitalaria después de un mes ingresado en el hospital, donde tuvo que ser intervenido del corazón. Ha abandonado el hospital en coche, que iba conducido por un miembro de seguridad del Palacio de Buckingham. Para salir del coche ha necesitado la ayuda de este personal, que ha estado muy pendiente de él en todo momento.

El hecho de haber tenido que permanecer en el hospital durante un mes ha hecho que sus fuerzas no sean las mismas. Tuvo que ingresar el pasado 16 de febrero y ahora unos días después, se confirmaba que tuvo que ser intervenido del corazón. El palacio de Buckingham confirmaba que todo había salido bien y que el duque se encontraba recuperándose de esta cirugía. Se esperaba que siguiera ingresado en el hospital Saint Bartholomew’s, de Londres, el mismo que ha abandonado este martes.

© Gtres.

Uno de sus hijos ya desveló las ganas que tenía el duque de Edimburgo de abandonar el hospital y regresar a casa. Finalmente ha llegado ese día después de un mes de ingreso. Tuvo que ser trasladado hace algunos días debido a una dolencia cardíaca que era preexistente de la que ha sido operado y tras la que deberá de llevar un tratamiento médico.

Fue a mediados de febrero, en concreto el día 16, cuando Felipe de Edimburgo ingresó tras haberse sentido mal, sin embargo, pocos detalles se dieron a conocer sobre lo que realmente le sucedía. Únicamente se habló de una infección y se descartó que fuera coronavirus, aunque esto no evitó que se temiera por su delicado estado de salud. Hay que recordar que tiene 99 años y que el próximo 10 de junio cumplirá 100 años.

Hace tan solo unos días Camila de Cornualles dijo que cruzaba los dedos porque Felipe de Edimburgo saliera pronto del hospital, algo que finalmente ha llegado. Su esposa, Isabel II, ha seguido con su agenda prevista y, a pesar de las complicaciones que está viviendo el duque, de momento no había cancelado ninguno de sus compromisos. Eso sí, siempre ha estado atenta del estado de salud de su marido y la evolución.