El heredero británico y su esposa, de visita en Jordania, se llevarán de vuelta a casa el agua sagrada para los bautizos de los bebés Windsor


El príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla de Cornualles están llevando a cabo una gira por Oriente Medio, cuya primera parada, en Jordania, está resultando todo un éxito.

Ayer a mediodía aterrizaban en el aeropuerto de Ammán y, poco después, eran recibidos por los reyes Abdullah y Rania, con los que mantuvieron un encuentro muy cercano.  Casi de inmediato comenzaron sus compromisos de agenda: el rey y el príncipe por un lado y la reina y la duquesa de Cornualles por otro. Aunque también hubo espacio para una cita muy especial para la pareja británica en solitario.

Gtres.

Y es que visitaron el río Jordán y, más en concreto, el lugar santo en el que fue bautizado Jesucristo de manos de San Juan Bautista, que está reconocido como uno de los tres mayores enclaves sagrados del Cristianismo, junto a Belén y Jerusalén.

Las imágenes reflejan la emoción del príncipe y su esposa, quienes no dudaron en meter sus manos en el agua por un instante, sintiendo el poder de un sitio tan simbólico. El matrimonio también tuvo tiempo de sentarse a un lado y reflexionar durante unos momentos en soledad.

Pues bien, según informa el diario Daily Mail, el heredero británico y su mujer no solo atesorarán la espiritualidad de vuelta a casa. Y es que parece que el príncipe Carlos se ha llevado «cinco o seis docenas de botellas» del agua santa del río Jordán, que serán destinadas a los bautizos reales venideros. Así se lo ha confirmado el director del sitio,  Rustom Mkhjian.

carlos de inglaterra coge agua del río jordán
Gtres.

Recordemos que hay tres bebés a la espera: August, el primer hijo de Eugenia de York, nacido el pasado febrero, y cuyo bautismo, previsto para julio, tuvo que ser cancelado a causa de las restricciones del Covid; Lili Diana, la segunda hija del príncipe Harry y Meghan Markle, que vino al mundo el pasado 4 de junio; y Sienna, la primera hija de Beatriz de York, a la que dio a luz el pasado 18 de septiembre.

Es de reseñar que Carlos aún no conoce a su nieta Lili Diana, ya que sus padres residen en California (Estados Unidos) y ninguna de las partes se ha trasladado para hacerlo.

El hijo de la reina Isabel cumple así con una tradición ampliamente extendida entre las Casas Reales europeas. En el caso de la realeza británica, suelen usar este agua sagrada en la Fuente Lily, de plata dorada, que forma parte de las Joyas de la Corona. Si bien no deja de resultar curioso el abultado número de botellas con las que cargarán en el avión de regreso a Reino Unido.

Gtres.

Hoy los ilustres ‘royals’ británicos han comenzado la jornada visitando las ruinas de la ciudad romano-helenística de Umm Qais, conocida como Gádara en la Antigüedad. Carlos y Camilla han caminado por este bello recinto arqueológico y han entrado en el impresionante teatro. A sus 73 y 74 años, respectivamente, el matrimonio hace gala de una energía envidiable y de su gran complicidad, presente en miradas y gestos constantes.