La temporada social y deportiva alcanza su cénit en Reino Unido con las tradicionales carreras de Ascot. Una cita muy relacionada con la familia Windsor que se ha inaugurado hoy, aunque de nuevo con la ausencia de la  reina Isabel, una apasionada de los caballos, quien no puede acudir por sus problemas de movilidad. En cambio ya hemos visto a la primera ‘royal’ y no ha pasado inadvertida: Beatriz de York.

beatriz de york, edoardo mapelli
Gtres.

La hija del príncipe Andrés de Inglaterra y Sarah Ferguson ha vuelto a hacerlo: su estilo está ganando puntos cada día y muchos ya la incluyen entre las ‘top influencers’, salvando las distancias, de la Familia Real británica.

En esta ocasión ha aparecido junto a su marido, Edoardo Mapelli, y ambos han cumplido a la perfección con la etiqueta que requiere este acontecimiento. Él lucía chaqué y sombrero de copa y ella un vestido floral y el obligatorio tocado.

beatriz de york
Gtres.

Aunque las carreras de Ascot son famosas por la creatividad de las damas, cuando no extravagancia, a la hora de elegir sombrero o tocado, lo cierto es que la princesa Beatriz ha preferido ser más discreta.

Beatriz ha llevado un tocado realizado con una diadema de paja y una lazada con flores en rosa de la firma Juliette Botterill, la misma que escogió Kate Middleton ayer mismo para asistir a la investidura de Camilla de Cornualles como Dama de la Jarretera. Un diseño que resaltaba su belleza pelirroja natural.

beatriz de york
Gtres.

Beatriz de York presumía, además, de un look muy fresco gracias a su vaporoso vestido de estampado floral, largo y ceñido con cinturón de fibra. Es de la firma Zimmermann y cuesta poco más de 900 euros.

Ya se lo había puesto para El Gran Premio de Fórmula 1 de Baréin, pues ella también es partidaria de reutilizar las prendas de su armario. De corte camisero, con manga abullonada al codo y falda de volantes, este modelo se adapta perfectamente a su figura y a sus gustos.

Una cartera de paja y unas originales pulseras doradas con forma de hoja completaban su look con mucho acierto.

beatriz de york
Gtres.

Beatriz, de 33 años, se convirtió en madre por primera vez el pasado septiembre de su hija, Sienna. A la pequeña todavía no la ha mostrado en público, siguiendo el modo de vida discreto que practica. Aunque eso no significa que sea ajena a las tareas de la realeza. De hecho, ella es una de las mejores servidoras para su querida abuela dentro de la joven generación Windsor.

Así lo ha demostrado durante los recientes festejos por el Jubileo de Platino de la soberana británica, en los que Beatriz de York ha sido uno de los rostros familiares más amables por su familia y por los ciudadanos.