La hija de Andrés de Inglaterra reapareció en el país asiático rodeada de altos mandatarios internacionales. ¿Qué asuntos compartían?


Beatriz de York, la mayor de las dos hijas del príncipe Andrés de Inglaterra, nos ha sorprendido en su última aparición pública. No tiene que ver con su próxima boda ni con ningún evento relacionado con la Familia Real británica. La joven ha viajado a Pakistán para disfrutar de una semana de vacaciones practicando el esquí con un grupo de élite muy especial, compuesto de políticos, inversores, emprendedores…

Aunque en principio no pensaríamos en ella metida en este tipo de evento, lo cierto es que la princesa fue uno de los rostros destacados de una delegación internacional que viajó al país asiático invitada por el presidente del país, Dr. Arif Alvi. La empresa para la que ella trabaja, Afiniti, de la que Beatriz es vicepresidenta del departamento de Asociaciones y Estrategia, organizó este encuentro junto a las Fuerzas Armadas de Pakistán. La promoción del turismo de nieve al más alto nivel es el objetivo, y en concreto la modalidad de heli-esquí, en el que los deportistas bajan por las laderas fuera de los senderos establecidos y son transportados hasta la montaña por un helicóptero.

En una de las jornadas previas a la aventura han salido a la luz unas imágenes bastante curiosas, en las que vemos a Beatriz de York sentada en una agradable terraza, alrededor de una mesa con un ligero desayuno, compartiendo charla, entre otros, con Matteo Renzi, exprimer ministro de Italia; y José María Aznar, expresidente del Gobierno de España.

Esta y otras fotografías se tomaban en la casa del primer ministro de Pakistán, Imran Khan, en Islamabad, quien además las subía a sus redes sociales. Hay que recordar que este hombre es un buen conocido de los Windsor y que llegó a ser íntimo amigo de Diana de Gales.