La Reina Letizia rescata un estilismo de paso de Carolina Herrera para el primer acto de los Premios Princesa de Girona. Sus hijas, Leonor y Sofía, acaparan el foco.


La Reina Letizia regresa a Barcelona para celebrar los Premios Princesa de Girona. Una cita en familia en la que el protagonismo se lo han cedido sobre todo a su hija mayor, la Princesa Leonor, que para eso preside los galardones. Quizás por eso la consorte ha preferido elegir un estilismo de media intensidad. También es cierto que este primer encuentro (con los ganadores de anteriores ediciones) es un acto de mañana y no la gala de entrega, así que el código de vestimenta es otro. Podemos hablar de la mimetización de Letizia con sus hijas…

Robert Smith.

De azul, todas de azul, en distintos tonos. ¿Acaso no es el color ‘institucional’ de la heredera? Así pues, serenidad y melancolía, que es lo que nos sugiere este color. En el caso de la Reina Letizia, además, ha tirado por el reciclaje. Si es que lo veíamos venir… Un vestido denim camisero de manga corta de Carolina Herrera, ceñido con cinturón. Lo estrenó en abril de 2019 a su llegada a Mozambique para un viaje de cooperación en solitario. Bien para salir del paso, pero sin más.

Letizia lo ha combinado con unos salones destalonados de ante marrón de Carolina Herrera (sí, de los que tiene en todos los colores). Y ya. Melena suelta con sus canitas separadas por la raya al medio. Ni cartera ni otros elementos que pudieran distraer la atención.

Robert Smith.

De joyas, unos pendientes largos de Tous con piedra azul (cómo no) junto a su inseparable anillo dorado de Karen Hallam, que si además es un regalo de sus hijas, como se sospecha, justamente hoy no se lo iba a quitar.

De manera que todos los focos hacia Leonor y Sofía, quienes lucían vestiditos sueltos y minis, muy veraniegos, y ambas con bailarinas, pese a lo cual la menor sobresale en altura a la primogénita. Leonor, de Mango; y Sofía, de Springfield. O sea que las dos apostando por la moda española ‘low cost’. En otro aspecto tenemos que destacar ese semirrecogido de la Infanta, coronada con un moñito en todo lo alto de la cabeza. Un detalle de estilo muy simpático que nos hace ser muy fans de ella.

La Reina Letizia inicia esta especial jornada en Cataluña en modo humilde y modesto. Sin quitar protagonismo a sus hijas, con estilo relajado, sin llamar demasiado la atención. Esperamos ya a la noche y la ceremonia de entrega para comprobar si nos regala alguna sorpresa. La ocasión lo merece.