La Reina Letizia entrega el Premio Cervantes en Oliva (Valencia) vestida de Zara. ¡Y vuelve a terminar la semana sin estrenos!


La Reina Letizia ha reaparecido en el espacio de apenas unas horas. ¡Bien! Esta mañana se ha desplazado junto al Rey Felipe hasta Oliva (Valencia) para dar ‘en mano’ el Premio Cervantes 2020 a Francisco Brines. Otro evento de las Letras para el que, al igual que ayer, se ha decantado por el reciclaje, pero este mucho menos visto que su vestido pañuelo de Sandro Paris. ¡Zara ha vuelto!

Casa de S.M. el Rey.Hablamos del conjunto de blusón largo asimétrico con pantalón ancho y aberturas delanteras en el bajo en color rojo-coral, que estrenó en marzo de 2019 durante su Viaje de Estado a Argentina. Recordemos aquellos duelos sin fin con la entonces primera dama Juliana Awada… En este, la Reina Letizia presumió de moda española e internacional y quedó divinamente, porque además el precio era inmejorable. La blusa costaba 49,95 euros y los pantalones, 39,95 euros.

Casa de S.M. el Rey.

UN ESTILISMO DEPURADO

A nuestro juicio hoy se ha superado. Si aquel día llevó complementos en azul y el pelo suelto, hoy ha simplificado el look para mejor. Se ha hecho un moñete alto, con un trenzado con mucho volumen. ¿Llevará algún postizo o añadido? El caso es que es fresco, limpio, rejuvenecedor… Deja brillar mucho más el cuello y el diseño del blusón. Por otro lado, no se ha quitado los aretes de bambú que ya lució ayer tarde.

A sus pies, unas sandalias destalonadas de Carolina Herrera en nude (que también tiene en azul, rojo…). No desviaban la atención y quedaban perfectamente integradas y elegantes en un conjunto que, de por sí, llama mucho la atención por su vibrante color. De Ángel Schlesser era la cartera de piel de serpiente que hemos visto, fugazmente, a su llegada. Una de las más antiguas de su armario y al tono, por supuesto. Si hay un color energético es este… En total, que aquí vemos toda la intención: ¿acaso este look era un homenaje a las naranjas de Valencia?

Casa de S.M. el Rey.

Lo único que le faltaba respecto a su estreno fue el broche que Letizia se prendió entonces en el pecho. Aquella era una joya que le habían regalado durante el viaje. En esta ocasión, la Reina no necesitaba mucho más. Un color potente, como un gran bloque, pero con la ligereza de las piezas fluidas. Cómoda y elegante. ¡Perfecto!

Y aquí termina su agenda oficial de la semana. La Reina Letizia ha cumplido con dos compromisos, en los que nos ha dejado dos reciclajes de notable alto.