La Reina Letizia estrena un clásico entre los clásicos: rayas blancas y azules para caminar entre barcos…


¡Por fin, verano! La Reina Letizia reaparece durante sus vacaciones en Mallorca con un look, ya de verdad verdad, de pleno verano. Y además marinero, que es lo que pedía el día. Y es que ha visitado el Real Club Náutico de Palma con el Rey y sus hijas, y en un entorno de barcos no pegaba otro estilismo que este. De rayas, azul y blanco ¡con estreno incluido!

Robert Smith.

La razón de nuestro entusiasmo es su nuevo vestido: largo hasta los pies, falda con cinturón de volantes pegados y con tirantes anchos. Vamos, diana en las tendencias veraniegas de esta temporada. Las rayas marineras, un plus, que no hace sino enamorarnos más de este diseño. Es de María de la Orden Studio, una firma creada por María de la Orden y Laura De La Reveliere, y este modelo se llama Capri (150 euros). Y sumamos otra nueva marca para el vestidor de Letizia.

La Reina presumía de intenso bronceado (hace mucho que dejó sus tiempos de palidez) y de sus legendarios brazos musculados. Suponemos que la natación en la piscina o en el mar aún se los está tonificando más. El caso es que ella estaba radiante en el mejor sentido: sencilla, fresca, natural…

Robert Smith.

Para completar el look, Doña Letizia ha repetido las espardeñas que estrenó el pasado miércoles en su visita al santuario de Lluc. Las de Espardenyes Torres (110 euros), planas y artesanales, que también nos han conquistado. Me parece una opción más divertida que si se hubiera puesto cuñas altas. El verano pasado utilizó mucho esa fórmula con unos vestidos de tipo ‘ad lib’. El juego de largo y plano le hace resultar muy chic.

Robert Smith.

Por otro lado, la Reina llevaba la melena suelta con raya al medio (ninguna novedad), pero sujeta por unas gafas de sol de pasta negra y las patillas marrón y dorado de Nina Ricci. Una pseudo diadema y un gesto que le hacen conectar con su lado más informal. Así se lucían mejor sus aros de tamaño mediano, otro detalle afortunado.

Robert Smith.

Además ha cogido una cartera de mano: grande, blanca, recta… Bueno, me sobra un poco, pero tampoco estorba. Suponemos que ahí ha metido sus básicos, aunque la visita al Real Club Náutico haya sido más bien breve.

Breve, pero productiva, porque nos deja uno de los looks de verano más bonitos de la Reina Letizia. Se la veía cómoda y a gusto en su piel. Estos días de relax le están sentando bien. Una sabe cuando va guapa y favorecida, ¿no? Pues ella lo estaba. ¡Perfecto!