Pocas veces podemos ver a la realeza explayarse y mostrarse divertidos en sus actividades oficiales. Por eso, cuando ocurre, lo celebramos por todo lo alto. Y si es para verlos bailar, mucho mejor. Este es el caso de los príncipes FedericoMary de Dinamarca, quienes han representado a la reina Margarita en el tradicional banquete ofrecido al Gobierno, los miembros del Parlamento y los representantes daneses del Parlamento europeo. Hay que recordar que la soberana, de 82 años, dio positivo por Covid unos días antes, justo a la vuelta de asistir a las exequias de Isabel II en Londres, lo que la ha obligado a cancelar toda su agenda. En su lugar fueron los herederos sus mejores sustitutos. ¿Quieres verlos danzar?

La cita tuvo lugar en el palacio de Christianborg, uno de cuyos grandes salones acogió un banquete de tiros largos. La princesa Mary apareció fantástica con un vestido fucsia de escote asimétrico y fajín contrastado en morado, del diseñador David Andersen. Por supuesto, no le faltaba una tiara y las más altas condecoraciones.

mary de dinamarca
Kongehuset.

Alrededor de 350 invitados se congregaron en palacio, entre los cuales no faltó la princesa Benedicta, hermana menor de la reina. Este evento también formaba parte del Jubileo de Oro de Margarita, que acaba de conmemorar con algunos fastos por sus 50 años en el trono. Lamentablemente ha coincidido con la muerte de Isabel II de Inglaterra, por lo que la reina Margarita decidió cancelar algunos actos previstos en el programa inicial.

federico de dinamarca
Kongehuset.

En esta ocasión, la gala era de la suficiente magnitud como para seguir adelante con sus planes. Después de la cena, los anfitriones y sus invitados se abrieron paso hasta el llamado Salón de los Caballeros, mientras se preparaban para uno de los momentos álgidos de la noche. A eso de las 23:30 todos se pusieron de pie y se miraron a los ojos con inevitable expectación. Les esperaba la danza de Les Lanciers, un baile tradicional que se ejecuta en cuadrillas.

La estampa recordaba a los grandes bailes de hace siglos, en los que damas y caballeros se movían con gracia y estudiados pasos, entrelazándose y cruzándose a un ritmo acompasado. Federico y Mary de Dinamarca nos dejaron boquiabiertos con sus habilidades en la ‘pista’, regalándonos algunos momentos preciosos mientras se deslizaban con el salón sin perder la sonrisa.