Cuatro meses después de su salida de la Familia Real británica, la esposa del Príncipe Harry ha reaparecido en su primer gran acto: una cumbre virtual sobre la igualdad.


Cuatro meses después de su salida oficial de la Familia Real británica, Meghan Markle ha reaparecido. Y lo ha hecho con fuerza. En el que ha sido su primer gran acto público tras el ‘Megxit’ ha lanzado un mensaje de empoderamiento femenino. La mujer del príncipe Harry, liberada ya de la pesada carga que le suponía ser ‘royal’, se ha presentado más Meghan que nunca. La estadounidense ha participado en ‘Girl Up’, una cumbre internacional -y virtual- centrado en el liderazgo de las mujeres y las niñas de alrededor del mundo. En su discurso ha hablado de la igualdad entre sexos y de la lucha contra la discriminación basada en el género.

El reivindicativo mensaje de Meghan sobre la igualdad de sexos

Luciendo una larguísima melena y un favorecedor vestido azul, Meghan ha comenzado su discurso recordando que “en los lugares de poder, desde donde se encuentran los que hacen las leyes hasta donde se encuentran los líderes mundiales y ejecutivos, todas esas personas, dependen de vosotras más de lo que vosotras dependeréis jamás de ellos. El status quo es fácil de disculpar y difícil de romper. Haced que se sientan incómodos”.

“Creer en la verdadera igualdad no es suficiente. Hay que trabajar por ello todos los días, incluso cuando es difícil o cuando hacemos que otros se sientan incómodos. Tenemos que hablar por nosotros mismos y por aquellos que luchan por ser escuchados. No subestiméis vuestra habilidad para superar el miedo. Tenéis la capacidad de crear un mundo que sabéis que es justo y amable. Vuestro instinto os dirá lo que está bien y lo que está mal, lo que es justo e injusto. La parte más difícil, y así lo fue para mí, es seguir vuestras convicciones con determinación«, ha señalado.

«Todas vuestras voces pueden y deben ser mucho más fuertes»

Su exposición, que ha durado unos diez minutos, ha abordado cuestiones como «la compasión». Un sentimiento que «no significa que no debáis sentir enojo o indignación, sino más bien que debéis convertir esas emociones en algo positivo». En este sentido ha recordado que «el Dalai Lama dijo una vez ‘La compasión es el radicalismo de nuestro tiempo».

“Siempre habrá voces negativas. Ahogad ese ruido. Porque eso es lo que es, es solo ruido. Todas vuestras voces pueden y deben ser mucho más fuertes”, añadía. «Os estaré animando, igual que mi esposo y Archie, a medida que continuéis adelante, defendiendo y liderando el camino a seguir”, ha finalizado Meghan.

‘Girl Up’, que empezó el pasado 13 y se prolongará durante toda esta semana, también ha contado con la participación de otros rostros conocidos. Entre ellos, Hillary Clinton, excandidata a la Presidencia de Estados Unidos y amiga personal de Meghan, quien ha llegado a viajar a Londres para reunirse con ella durante el tiempo que vivió en Frogmore Cottage. También se ha sumado a la iniciativa la exPrimera Dama, Michel Obama, quien presentó su discurso en la jornada inaugural.

«Todas vuestras voces pueden y deben ser mucho más fuertes»

El 8 de enero de 2020, los duques de Sussex anunciaban su intención de retirarse de sus deberes reales como miembros de alto rango del clan Windsor. Una decisión sin precedentes que provocó una verdadera crisis en el seno de la familia real británica. Entonces, la pareja manifestaba su voluntad de vivir a caballo entre América y el Reino Unido. También dejaban claro que deseaban ser independientes económicamente, por lo que trabajarían en asuntos relacionados con labores humanitarias o filantrópicas. Así, renunciaban a su sueldo como miembros de la Familia Real. Cuatro días después, la reina Isabel II expresó públicamente su apoyo a la pareja y anunciaba una transición para resolver cuestiones financieras y de seguridad, entre otras. El diario ‘The Sun’ acuñó este proceso como el ‘Megxit’, que ha supuesto veraderos quebraderos para la soberana británica y que ha puesto en jaque a la institución al reabrir el debate público sobre el papel de la monarquía en la actualidad.

Aunque en a principios de año se trasladaron a la ciudad canadiense de Vancouver, finalmente se han instalado en Los Ángeles. Allí Harry y Meghan viven en una lujosa mansión de Beverly Hills valorada en 18 millones de dólares. Allí hacen una nueva vida con su hijo Archie, de 14 meses.